corrientes de aire

Las corrientes de aire en un sistema de ventilación natural

Tradicionalmente se ha utilizado la ventilación natural para renovar el aire interior de las viviendas. Este tipo de ventilación puede producirse de tres maneras: la ventilación unilateral, la ventilación cruzada y la ventilación por tiro térmico.

La ventilación unilateral se produce por la diferencia de presión y temperatura existente entre el exterior y el interior de una vivienda. Esa diferencia se produce en los huecos y las filtraciones que se localizan en la envolvente exterior de los muros de fachada. Cuando la presión del aire es superior en alguno de los dos lados del cerramientos, se genera un flujo por el que el aire circula desde la zona con más presión hacia la zona de menor presión. Este sistema es el que se acciona cuando se abre una ventana. Por otro lado cuando el aire se calienta asciende generando corrientes de aire en forma de remolino próximas al hueco de la fachada. Este efecto es el que se emplea para renovar el aire en las salas de calderas y en las cocinas donde se utiliza combustible de gas, para lo cual se emplean rejillas de ventilación inferior y superior.

La ventilación cruzada se produce cuando se activan corrientes de aire entre una entrada y una salida ubicadas en cerramientos opuestos de la envolvente del edificio. Se activan por diferencias de presión, creándose una presión positiva en la entrada y una presión negativa en la salida.

La ventilación de tiro térmico a través de conductos verticales se acciona por la diferencia de densidades dentro del aire que origina la variación de temperatura y del contenido de humedad. El aire caliente pesa menos que el frío y el húmedo menos que el seco. Este sistema es el que se utiliza para la extracción de aire en vertical a través de conductos como los shunts y las chimeneas.

 

Difusión del aire en los locales

Una vez que se ha obtenido un aire lo suficientemente limpio como para incorporarlo al sistema de ventilación, es necesario distribuirlo por las diferentes estancias de la vivienda de manera uniforme y con una velocidad que no provoque ruidos molestos. Para llevar a cabo este proceso es preciso conocer bien ciertos conceptos:

  • La difusión es la distribución del aire por una boca que descarga en varios planos y direcciones diferentes.
  • El difusor es una boca de salida de aire suministrado en varias direcciones y planos.
  • La eficiencia es la relación entre la concentración de un contaminante en el punto de extracción y la que se contiene, como media, en la zona ocupada. En casos de impulsión de aire por mezcla, esta eficiencia alcanza la unidad.
  • El alcance es la longitud a la que llega el flujo de aire impulsado antes de que su velocidad descienda hasta la terminal, que generalmente es de 0.25 m/sg.
  • El chorro axial es la corriente de aire a lo largo de una linea.
  • La caída es la distancia vertical entre la salida del aire y el final de su desplazamiento en sentido vertical.
  • El área efectiva es el espacio neto de una boca de descarga o entrada de aire. Es igual a la sección de salida por el coeficiente de descarga.
  • El arrastre es el efecto inducido en el aire interior por la corriente de aire impulsada.

 

CTA - Rehabilitación eficiente