cte hr

Nuestros hábitos de vida han cambiado mucho en las últimas décadas. Tanto es así que la Organización Mundial de la Salud (OMS), afirma que en las ciudades las personas pasan entre el 80% y el 90% del día en espacios cerrados: oficinas, colegios, comercios, viviendas, etc. Por este motivo nos advierte de que el bienestar y el confort de las personas depende en gran medida de la calidad del ambiente interior de estos espacios, es decir de la calidad del aire y del aislamiento acústico que permita a la edificación aislarnos del ruido procedente del exterior. Es por ello que en los últimos años se han ido incorporando dentro del sector normativas y regulaciones destinadas a evitar los problemas de salud derivados del exceso de ruido. Tal es el caso del Código Técnico de la Edificación (C.T.E. HR) que en su documento Básico HR- “Protección frente al ruido”, incide en el nivel de aislamiento acústico que deben tener los elementos constructivos de un edificio, principalmente el cerramiento exterior de fachada, la cubierta y la tabiquería.

En lo que se refiere a la calidad del aire hay que tener en cuenta que este problema no sólo afecta a los espacios exteriores, sino también al interior de nuestros hogares, donde la contaminación puede llegar a ser hasta cinco veces superior a la del exterior. Esto es debido fundamentalmente a los materiales empleados en la construcción: pinturas, barnices, materiales plásticos o moquetas que emiten sustancias contaminantes. La tendencia a edificar viviendas cada vez más herméticas para reducir el consumo energético, no hace si no incidir en la mala calidad del aire interior, sobretodo cuando el usuario no ventila la vivienda con la suficiente regularidad.

 

C.T.E. HR. Protección Frente al Ruido

El Código Técnico en este documento básico establece los niveles de aislamiento acústico que deben tener los locales de un edificio en función de su uso. Este nivel de aislamiento no sólo se establece respecto del ruido exterior que entra a través del cerramiento de fachada, sino también respecto del que pueda producirse entre los diferentes locales del edificio, evitando así las molestias o enfermedades que el ruido puede provocar a los usuarios.

El C.T.E. HR, diferencia claramente entre dos tipos de recintos: recintos protegidos y recintos habitables. Los recintos protegidos son aquellos que por sus características deben tener mejores condiciones acústicas que el resto. En el caso de los edificios residenciales son:

  • Dormitorios
  • Comedores
  • Bibliotecas
  • Salones

En edificios de uso docente:

  • Aulas
  • Salas de conferencias
  • Bibliotecas
  • Despachos

En edificios de uso sanitario u hospitalario:

  • Quirófanos
  • Habitaciones
  • Salas de espera

En edificios de uso administrativo:

  • Oficinas
  • Despachos
  • Salas de reunión

 

El recinto habitable queda definido como un recinto interior que exige unas condiciones acústicas, térmicas y de salubridad adecuadas. Son las cocinas, baños, aseos, pasillos, distribuidores y escaleras en cualquiera de los usos definidos anteriormente.

Los valores de aislamiento acústico frente al ruido aéreo definidos en el Código Técnico van desde los 30 dBA de dormitorios y habitaciones en el uso residencial y hospitalario, hasta los 47 dBA en dormitorios y estancias de cualquier uso. Estas variaciones se beben al aumento del Indice de Ruido Día (Ld) que el Código Técnico emplea para definir el aislamiento acústico de los cerramientos de los diferentes tipos de locales. El Ld es un índice ponderado que define el nivel sonoro medio a largo plazo, es decir la media de todos los niveles sonoros producidos diariamente a lo largo de un año en un determinado lugar.

Tiene especial relevancia a la hora de evitar un exceso de ruido en el interior de una vivienda, el correcto dimensionado de la instalación de ventilación. Unos conductos con una sección demasiado pequeña en relación con el caudal de aire que va a circular por ellos, van a provocar un ruido excesivo en el interior de las estancias. Lo mismo sucede cuando las bocas de insuflación o de extracción no tienen las dimensiones adecuadas.

 

CTA - Normativa de ventilación