campanas extractoras

Para garantizar un aire saludable en las cocinas y una correcta extracción de los humos de cocción, es indispensable disponer de campanas extractoras. Existen en el mercado numerosas clases y modelos (de pared, en isla, de techo, integrables en mueble…). Capaces de adaptarse al espacio y a cualquier estilo, el Código Técnico de la Edificación, en su capítulo HS 3 Calidad del aire interior, también guarda un espacio para ellas. El documento establece, en la tabla 2.1 de dicho capítulo, que el caudal de ventilación mínimo exigido (qv) en la cocina de una vivienda ha de ser de 2 l/s por m2/útil. De igual manera, también exige una ventilación adicional para las cocinas (campanas extractoras) de 50 l/s.

 

¿Qué dice el CTE DB HS3 respecto a las campanas extractoras?

El CTE DB HS3 estipula que las viviendas han de disponer de un sistema general de ventilación (que puede ser mecánica o híbrida) que garantice una correcta renovación del aire. Para ello, el aire debe circular desde las zonas secas (dormitorios, comedores y salas) hacia las húmedas (cocinas, lavabos y lavaderos). Así, se dispondrán aberturas de admisión en las primeras y aberturas de extracción en las segundas.

En el caso de las cocinas, el documento establece lo siguiente: “Las cocinas deben disponer de un sistema adicional específico de ventilación con extracción mecánica para los vapores y los contaminantes de la cocción. Para ello debe disponerse un extractor conectado a un conducto de extracción independiente de los de la ventilación general de la vivienda que no puede utilizarse para la extracción de aire de locales de otro uso. Cuando este conducto sea compartido por varios extractores, cada uno de éstos debe estar dotado de una válvula automática que mantenga abierta su conexión con el conducto sólo cuando esté funcionando o de cualquier otro sistema antirrevoco.”

En cuanto a la disposición de los aspiradores mecánicos mencionados, si el conducto de extracción para la ventilación de las campanas extractoras de un edificio plurifamiliar es colectivo, cada extractor se conectará al conducto colectivo a través de un ramal por debajo del ramal siguiente, para evitar el paso de olores entre viviendas. Asimismo, se deberá disponer de un filtro de grasas y aceite antes del extractor, que incorpore un mecanismo que señale cuándo debe limpiarse o sustituirse dicho filtro.

 

¿Y la norma UNE EN 13779?

La norma UNE EN 13779 Ventilación para edificios no residenciales. Requisitos de prestaciones de los sistemas de ventilación y acondicionamiento de recintos establece unas categorías para el aire descargado (aire extraído) de los recintos. Dichas categorías se emplean a la calidad del aire una vez este se ha purificado.

La norma recuerda que la instalación de las campanas extractoras ha de solventar dos cuestiones fundamentales. Por un lado, se ha de tener en cuenta la forma, el diseño, el tamaño y la ubicación de la campana. Por otro, esta debe garantizar el caudal de ventilación necesario para la extracción de los humos y vapores de cocción, que puede ir expresado en m3/h o en l/s. También se debe tener en cuenta que la velocidad de captación (también llamada velocidad de arrastre) disminuye con el cuadrado de la distancia, es decir, que si se dobla la distancia a la fuente de contaminación, el caudal necesario ha de ser cuádruple.

 

CTA - Sistemas de ventilación