La primera Passivhaus en clima extremo

En la tendencia de las casas sostenibles, existen diferentes sellos de normalización para poder certificar con garantías las cualidades sostenibles de la vivienda en sí. Algunos de ellos ya se han convertido en referentes, como el modelo Passivhaus de casas pasivas. Este sello de origen alemán es de los más conocidos, y ahora podemos decir que en España se ha logrado el hito de conseguir la primera Passivhaus en clima extremo dentro de nuestro país.

Es posible afirmar que se trata de una hazaña importante porque uno de los rasgos más característicos de Passivhaus es que se trata de una certificación que funciona mejor en climas fríos. Es más, está pensada para ello, ya que nació en Alemania y se extendió con fuerza por el norte de Europa.

En España, en cambio, tenemos el reto de lograr casas pasivas en algunos ambientes muy cálidos. La dificultad proviene de las propias casas pasivas, que no pueden usar energía y han de ser sostenibles con tecnología ecológica. El único sistema que hace uso de electricidad es el sistema de ventilación mecánico con recuperador de calor. Y pese a que siempre se hable de las bondades de esta instalación para combatir el frío en invierno, el mismo sistema también es muy efectivo en verano.

Se ha demostrado que una casa con arquitectura Passivhaus puede estar preparada para entornos de calor extremo. Ya que así se ha levantado una vivienda en Herrera, una localidad muy cerca a “la sartén de Andalucía”, donde las temperaturas son de hasta 45ºC en verano.

Para ello, se tuvo que llevar al límite el estándar para lograr la primera Passivhaus que sobreviviera al verano más duro, con una línea de tecnologías que ayudaran a ello. La vivienda cuenta con una gran claraboya situada en el centro de la zona de estar, y gracias a la orientación de la vivienda, la claraboya se utiliza para calefactar la vivienda utilizando la energía del sol. Además, dispone de una sombra móvil que está abierta en invierno y completamente cerrada en verano para así poder evitar el exceso de radiación solar.

La casa de Herrera, en la que participó Siber Zone con la solución integral de ventilación, cuenta con los siguientes avances sostenibles para poder ser pasiva en un entorno tan cálido:

  • Orientación al norte. La fachada principal está orientada de manera que evita la radiación solar. La claraboya comentada previamente logra el efecto sombra que para los rayos del sol.
  • Fachada ventilada. Cuenta con perforaciones que permiten su ventilación por el exterior, así puede reducirse el calor gracias a la circulación del aire por su interior.
  • Cuenta también con una cubierta ventilada en su techo que hace que el aire cálido se escape por allí también.
  • Todas las ventanas están sombreadas de forma motorizada, y así evitan completamente la radiación directa en el interior de la vivienda. El factor de sombra temporal alcanza el 13% en este caso.
  • La casa hace uso también de la geotermia. Enterrado en el semisótano cuenta con un intercambiador de calor geotérmico.
  • El diseño de las ventanas permite una buena ventilación cruzada. La claraboya dispone de una ventana practicable motorizada que succiona el aire del resto de las ventanas de la vivienda.

Para conocer más en detalle la primera Passivhaus de España en clima extremo, hemos desarrollado el vídeo a continuación.

 

Características de la primera Passivhaus española en clima extremo

 

Los materiales y sistemas constructivos utilizados en la primera Passivhaus en clima extremo –de la que puedes encontrar más información aquí– son los disponibles en la zona, ya que en la construcción sostenible se apuesta por adquirir los materiales en las cercanías. El cerramiento exterior está compuesto por ladrillo autoventilado, típico de Andalucía, por ejemplo. El sótano no calefactado se forjó de hormigón armado con 10 centímetros de aislamiento al exterior.

La hermeticidad  al aire queda resuelta con 2 centímetros de yeso. Y con una buena ejecución da lugar a unos resultados muy buenos en el test de hermeticidad. Se ha utilizado también aislamiento reflexivo para resolver puentes térmicos en pilares y frente de forjado, de manera combinada con otros sistemas.

La ventilación es un pilar principal en estas casas pasivas, ya que con la correcta extracción de aire viciado y la introducción de aire exterior filtrado es posible rebajar el calor en verano y mejorar la calidez en invierno. El uso energético es menor y solo en algunas ocasiones, en días muy fríos, se requerirá el uso de un aporte de energía extra.

Los sistemas de ventilación de doble flujo son ideales para todos los proyectos de casas sostenibles. También para otros sellos como BREEAM. En este tipo de ventilación, la más avanzada en la actualidad, podemos medir exactamente las necesidades que tenemos de aire y que el caudal se adapte a ello. Una solución perfecta para Passivhaus y otros sellos de construcción ecológica.