Humedades en el suelo

En el buen cuidado del hogar está el evitar que se dañe alguna parte fundamental de la estructura de nuestras casas. Sin embargo, no se suele pensar que el suelo o el techo puedan tener problemas. Aun así, ambos pueden sufrir de exceso de vapor de agua en el aire. Y si bien en los techos lo que hace es dejar marcas y quizás moho, las humedades en el suelo puede provocar efectos tan adversos como que se levanten las baldosas.

Por extraño que parezca, un día cualquiera pueden aparecer una parte de las baldosas del suelo del hogar levantadas. No ha de ser todo el suelo, puede ser solo una parte. Y esto afecta también a los suelos de madera, pero resulta realmente sorprendente en las baldosas de terrazo. Ya que, para levantarse, dichas baldosas han tenido que arrancar el cemento con el que estaban pegadas al suelo y unidas unas a otras.

La causa de que las baldosas se levanten -o las placas de parqué- suele ser en gran parte de la humedad. Y hemos de vigilar si eso ha ocurrido en nuestro hogar, ya que seguramente tengamos un problema que debamos solventar.

Si las baldosas se levantan puede ser indicio de una deficiente instalación, pero también podría ser que algo realmente negativo estuviera ocurriendo bajo las baldosas. Al tratarse normalmente de humedades en el suelo, lo que se recomienda es levantar todo el suelo, retirar todos los azulejos. Y entonces mirar detenidamente qué es lo que ocurre y cómo solventar dicho problema.

Normalmente, cuando se empiezan a levantar las baldosas, la causa suele ser humedades en el suelo. Sin embargo, ¿cómo ha llegado hasta allí? Dichos vapores de agua en el aire pueden llegar a través del mismo suelo, y suele indicar un problema mayor.

El exceso de humedad, que puede acabar afectando a la superficie donde se montan las baldosas, puede ser debido a alguna fuga en tuberías que pasen por el suelo, o incluso en las paredes. Para saber qué ha pasado, primero de todo hay que retirar las baldosas que se han levantado e inspeccionar qué aspecto tienen.

A partir de aquí, se ha de revisar minuciosamente el suelo donde estaban las baldosas instaladas, conocido como sustrato, y que normalmente es de cemento, aunque puede ser metálico o de madera. Lo más importante es comprobar si hay restos de moho o de humedad. Antes de volver a montar el azulejo, es necesario remover el moho con alguna sustancia específica para ello.

En algunos casos, eso sirve para acabar con el problema de manera temporal. Pero si hay una fuga -y las humedades en el suelo suelen indicarnos un problema así-, lo necesario será detectar qué es lo que ha fallado y tratar de solventarlo.

 

Otras causas más allá de las humedades en el suelo

 

Niveles recomendados de Humedad relativa en el hogar

Normalmente, cuando no se trata de humedades en el suelo, si se han levantado los azulejos suele ser debido a un problema de una mala instalación del terrazo en el contra-suelo. Igualmente, en muchos de esos casos también lo que ocurre es que, al no darse las necesarias condiciones climatológicas para el suelo en concreto, al final aparece el problema de humedad.

Otra de las causas comunes para que los azulejos se levanten es que el cemento que se utilizara para instalar las baldosas se mueva. Con el tiempo, este cemento se expandirá, haciendo que los azulejos se despeguen. La manera de averiguar si el causante es el sustrato utilizado para instalar las baldosas, lo mejor es analizar cómo esta el cemento. Si el problema es grave, se ha de eliminar todo el cemento del suelo y sustituirlo, aunque en ocasiones es solo en las baldosas afectadas.

También podría darse el problema de que las humedades en el suelo que acaban por levantar los azulejos aparezcan por culpa de haber escatimado en el cemento a utilizar para pegar el suelo. Si no se utilizó el suficiente cemento y se dejaron capas vacías, la posibilidad de que se dañe con el tiempo y las baldosas se levanten es muy real.

Para todos estos casos, lo importante es poder inspeccionar el suelo y ver qué ha ocurrido para que las baldosas se levantaran. Así que es necesario levantar las baldosas y retirarlas. Se requiere de paciencia para extraer esos azulejos que están sueltos, porque pueden romperse. Es posible utilizar una pequeña barra de hierro y un martillo para hacer la tarea más limpia.

Los azulejos afectados pueden volver a reutilizarse, el que se hayan levantado no significa que debamos cambiar todo el terrazo del suelo. Eso sí, antes de volver a ponerlo se han de lijar los restos de cemento que queden y limpiar bien la pieza.

Aun así, el problema importante a tratar cuando se han levantado las baldosas es revisar de dónde proceden las humedades en el suelo y reparar lo que se haya estropeado.