sustancias nocivas

Podemos considerar al estándar Passivhaus como el paradigma de respeto al medio ambiente. En el presente artículo te explicaremos los conceptos clave del estándar y la importancia del sistema de ventilación en este tipo de edificaciones.

 

Casas pasivas y respeto al medio ambiente

Se trata de un modelo de construcción respetuoso con el medio ambiente que, con una demanda energética muy baja, pretende un elevado nivel de confort. Al tratarse de edificaciones que persiguen un consumo casi nulo, se reduce tanto la factura energética (factor a tener en cuenta dado el incesante aumento del precio de la energía) como la huella ecológica que dejan los procesos constructivos.

Fundamentos del estándar Passivhaus

• Total aprovechamiento de la energía durante el invierno, gracias a las características técnicas y constructivas de la envolvente, que conserva todo el calor captado en invierno.

• Total aprovechamiento de la luz natural durante la época invernal, gracias a la correcta orientación del edificio.

• Limitación de la radiación solar durante la época estival, gracias a las exigencias técnicas y constructivas de una envolvente que permite disipar el calor en verano.

Criterios de diseño

Compacidad. El objetivo es conseguir edificios compactos para reducir las pérdidas de energía a través de la envolvente.

Buena orientación. Una buena orientación ha de tener en cuenta la radiación solar y los efectos del viento sobre la envolvente del edificio.

Protección solar. Un buen sistema de protección solar hará frente a la radiación durante el verano sin poner en riesgo la necesaria captación de energía durante el invierno.

Reflectividad solar. Se trata de conseguir una envolvente con una reflectividad solar elevada para minimizar la absorción de la radiación y limitar, de esta manera, la demanda de refrigeración durante la época estival.

 

La importancia del sistema de ventilación

Para reducir de manera considerable la factura energética se hace imprescindible la instalación de un sistema de ventilación mecánica (en la que tanto la extracción de aire viciado como la insuflación de aire limpio) con recuperador de calor. Gracias su instalación, se recupera gran parte de la energía del aire contaminado que se expulsa hacia el exterior. Esta energía (sin que haya contacto entre ambos fluidos para evitar la transferencia de olores) se transmite al flujo de aire fresco y libre de contaminantes que se insufla hacia el interior.

De acuerdo con la normativa vigente, los espacios interiores deben garantizar un aire interior de calidad que asegure la correcta extracción de las partículas contaminantes que el uso habitual de los recintos produce. Los contaminantes que pueden poner en riesgo el bienestar y la salud de las personas son los siguientes: el CO2 que resulta de las actividades metabólicas (respiración) de los usuarios; gases nocivos (como, por ejemplo, el radón); el vapor de agua que originan las fuentes de cocción, los recintos húmedos y la actividad del ser humano; componentes orgánicos volátiles que expelen los materiales sintéticos (pinturas y disolventes).

Dado que es una ventilación que se efectúa de manera constante, la ventilación mecánica controlada es la solución idónea para dotar a nuestros interiores de un aire óptima calidad y libre de olores molestos y desagradables. Gracias a los filtros de la instalación, se filtran hasta el 90% del polen y demás partículas perniciosas que el aire contiene.

 

CTA - Eficiencia energética