ventilación mecánica

¿Conoces los inconvenientes que presentan la ventilación tradicional (ventilación natural) y la ventilación híbrida respecto a los actuales sistemas de ventilación mecánica? A continuación te explicamos las ventajas de los sistemas de ventilación mecánica controlada de doble flujo.

Ante la necesidad de ventilar un recinto, tenemos tres opciones: ventilarlo de manera natural (sin medios mecánicos), de manera híbrida (la impulsión de aire se efectúa de manera natural y la extracción, por medios mecánicos) y de manera mecánica (tanto la impulsión como la extracción se efectúa por medios mecánicos). Sin embargo, no todas ofrecen los mismos beneficios ni para los ocupantes ni para el medio ambiente.

 

Ventilación natural

Dentro de la ventilación natural, encontramos tres tipos: ventilación natural unilateral, ventilación natural unilateral cruzada y ventilación natural por tiro térmico. Dado que es imposible mantener las ventanas y balconeras abiertas todo el tiempo que sería necesario para renovar el aire interior de los recintos (los horarios de los ocupantes y la necesidad de ser eficientes energéticamente lo impiden), la ventilación natural unilateral no acaba de funcionar. Por ello, este sistema de ventilación no evita los problemas de mohos y hongos que un exceso de humedad relativa, como consecuencia de una mala ventilación, conlleva.

El tercer tipo, la ventilación natural por tiro térmico, debido a que está supeditado a las condiciones climatológicas del exterior, tampoco resulta eficaz. El principio en el que se basa esta ventilación por tiro térmico (efecto Venturi) no se produce cuando hay inversión térmica o cuando las corrientes de aire no son suficientes para succionar el aire del interior desde el extremo exterior del conducto.

 

Ventilación híbrida

A pesar de mostrar mejores resultados que la ventilación natural, se trata de un sistema ineficiente desde el punto de vista energético (no se puede atemperar el aire que entra desde el exterior) e insuficiente desde el punto de vista del confort de las personas (no se puede controlar el volumen de aire ni sus condiciones de humedad).

 

Ventilación mecánica

Se trata del mejor sistema de ventilación. Al tratarse de un sistema controlado, asegura una renovación de aire constante. Además, garantiza que el volumen de extracción y de impulsión es el mismo, para evitar las molestias que una diferencia de presiones puede ocasionar sobre el bienestar de las personas.

 

¿Cómo me beneficio de un ahorro energético instalando un sistema de ventilación mecánica en mi vivienda?

Los sistemas de ventilación mecánica controlada de doble flujo incorporan un intercambiador de calor capaz de recuperar la energía calorífica del aire de extracción. Gracias a este proceso de intercambio de energía entre el flujo de aire de salida y el de entrada (los aires no están en contacto en ningún momento para evitar la transmisión de olores), aseguramos que el aire se insufle a una temperatura de 21ºC, con lo que no es necesario hacer un aporte energético extra para adaptarlo a temperatura del interior. Además, gracias a la existencia de sondas encargadas de ajustar la higrometría del aire, el aire insuflado al interior posee el porcentaje recomendable de humedad relativa (50- 60%), independientemente de la humedad del aire exterior y de la existencia o no de inversión térmica.

Además de las ventajas relacionadas con la calidad del aire interior de tu vivienda, cabe remarcar que la necesaria hermeticidad que requiere un sistema de ventilación mecánica controlada, para evitar las pérdidas energéticas, incrementa la calidad del ambiente interior, al convertirlo en un ambiente libre de molestos ruidos provenientes del exterior.

 

 

CTA - Rehabilitación eficiente