Desde la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación (C.T.E) en el año 2006, los sistemas de ventilación para viviendas deben ser mecánicos o híbridos, limitándose el uso de la ventilación natural como sistema complementario de ventilación en cocinas, comedores, dormitorios y salas de estar.