El efecto chimenea junto a las fachadas y las cubiertas ventiladas nos ofrecen una solución de paso de aire eficiente que hace que requiramos un menor uso de los sistemas tradicionales de climatización.