La arquitectura sostenible valora el impacto medioambiental de todos los procesos de una obra. Desde la obtención de materias primas, pasando por las técnicas de construcción, la localización del edificio en el entorno urbano y natural, su eficiencia energética y finalizando en el reciclado y la demolición.