temperatura ambiente

Sistemas de ventilación

La evolución de los sistemas constructivos a lo largo de las últimas décadas ha permitido  incorporar envolventes con aislamiento térmico en las fachadas de los edificios Han ido apareciendo sistemas de ventilación que satisfacen las necesidad de suministrar aire limpio en el interior de las estancias. El nivel de hermeticidad actual de las viviendas hace necesario un aporte de aire limpio que garantice la salud y el confort de los usuarios.

La ventilación natural se basa en determinados principios físicos como son la presión del viento o el movimiento del aire por diferencias de temperatura para ventilar los espacios interiores. Este sistema persiste en muchas viviendas con cierta antigüedad, donde el aire limpio se introducía por el sellado deficiente de puertas y ventanas. Actualmente ya no se utiliza debido a su disconfort y a que provoca un consumo energético muy elevado. Es un sistema que altera la temperatura interior sobretodo en invierno, impidiendo que sea una temperatura constante durante todo el proceso de renovación del aire.

Los sistemas de ventilación mecánica pueden disponer de una entrada o salida de aire natural, siempre combinada con un proceso de extracción o impulsión mecánica.

En el sistema de ventilación mecánica con extracción natural se utilizan los ventiladores para permitir la admisión del aire. En este sistema la admisión se lleva a cabo mediante un ventilador conectado a una red de conductos. La extracción se realiza de forma natural por las rejillas ubicadas dentro de las zonas húmedas.

En ocasiones la ventilación mecánica incorpora la admisión de aire por medios naturales mediante rejillas regulables incorporadas en la fachada. La extracción del aire contaminado se realiza por medio de un extractor conectado por conductos a las zonas húmedas, desde las que se extrae el aire contaminado hacia el exterior. Este sistema todavía se utiliza en viviendas de nueva construcción y ha sido uno de los sistemas más empleados en las últimas tres décadas.

Más recientemente se han empezado a utilizar los sistemas de ventilación con admisión y extracción mecánica. De esta forma los caudales de aire renovado están garantizados. Cuando se trata de sistemas centralizados se usa una red de conductos para toda la vivienda. Debido a que el aire se extrae y se introduce de forma centralizada, los caudales son iguales por lo que el sistema funciona de forma equilibrada.

 

Ventilación Mecánica de Doble Flujo

Temperatura ambiente constante y controlada

La Ventilación Mecánica Controlada (VMC) permite gestionar de una forma eficiente el consumo energético. Dentro de estos sistemas el sistema de Ventilación Mecánica de Doble Flujo aporta altos niveles de eficiencia energética garantizando al mismo tiempo una temperatura ambiente constante y unas condiciones optimas de confort y salubridad. Con este sistema se recupera parte de la energía del aire extraido. El aire exterior es filtrado y calentado o enfriado antes de su insuflación en las zonas secas (salas de estar y dormitorios), mientras que la extracción se realiza por las zonas húmedas (baños, cocinas y aséos).

 

CTA - Salud y confort de las personas