sistemas de ventilacion para viviendas

En la actualidad disponemos de múltiples soluciones de ventilación eficiente capaces de proporcionar a nuestros interiores un aire de sano y de calidad. ¿Conoces los diferentes sistemas de ventilación para viviendas que existen en el mercado? En el presente artículo te los presentamos.

 

Ventilación y normativa vigente

De acuerdo con el CTE DB HS 3 Calidad del aire, las viviendas deben disponer de un sistema de ventilación, híbrida o mecánica, que garantice la expulsión del aire contaminado interior y la insuflación de un aire limpio del exterior. Teniendo en cuenta la, cada vez más, hermeticidad de los edificios de nueva construcción (para cumplir con los requerimientos en materia de sostenibilidad y medioambiente) dotar a nuestra vivienda de un sistema de ventilación eficiente es una cuestión primordial.

Un aire interior de calidad será aquel libre de partículas contaminantes y con una tasa de humedad adecuada que no ponga en riesgo la salud de las personas. ¿Cómo conseguir una ventilación eficiente? Hay diferentes estrategias: sistemas de ventilación de caudal variable, higrorregulables (en función de la ocupación), sistemas que incorporan recuperadores de energía, dispositivos que utilizan estrategias pasivas (bypass o sistema de refrescamiento nocturno, de manera que no se penaliza el sobrecalentamiento), pozo canadiense (o provenzal)…

 

Ventilación híbrida (natural + mecánica)

También llamada ventilación estratomecánica, consiste en aprovechar las condiciones del Efecto Venturi. Cuando las condiciones de presión y temperatura ambientales son favorables, la renovación del aire se produce como en la ventilación natural; cuando son desfavorables, como en la ventilación con extracción mecánica.

Es un sistema muy empleado en obras de rehabilitación (en la que se mejora la estanqueidad y hermeticidad de la envolvente), ya que mejora la ventilación sin necesidad de grandes obras. Las obras de rehabilitación que tienen como objetivo mejorar la eficiencia energética de los edificios han de plantearse modificaciones en sus sistemas de ventilación, ya que la mejora energética no puede poner en peligro la calidad del aire interior de los recintos.

 

Ventilación mecánica

Puede ser de simple flujo o de doble flujo. En la primera, tan solo la extracción se produce por medios mecánicos (la insuflación se produce a través de rejillas situadas en la parte superior de la carpintería exterior). En la segunda, tanto la impulsión como la extracción se producen por medios mecánicos. Pueden ser de caudal constante o de caudal variable, en función del uso de los recintos, su ocupación y la zona climática en la que se ubique el edificio.

Tanto el sistema simple flujo como el doble flujo pueden ser individualizados o centralizados. Hablamos de sistemas individualizados cuando cada una de las viviendas de un edificio plurifamiliar dispone de su propia boca de extracción. Hablamos de sistemas centralizados cuando hay una boca de extracción para todas las viviendas.

 

Ventajas de la ventilación mecánica de doble flujo

Los sistemas de ventilación mecánica de doble flujo presentan múltiples ventajas. Al tratarse de sistemas totalmente controlados, herméticos y estancos, se garantiza que el aire insuflado es un aire salubre libre de partículas contaminantes. Si, además, incorpora sondas que ajustan la humedad del aire insuflado a la humedad interior, se consigue un aire interior con unas características higrométricas idóneas que evita el disconfort que una tasa de humedad muy elevada o muy baja puede causar en los ocupantes.

De acuerdo con la normativa europea, los sistemas han de ser de bajo consumo y las pérdidas energéticas han de ser mínimas. Los sistemas de ventilación mecánica de doble flujo pueden incorporar intercambiadores de energía capaces de recuperar hasta el 90% de la energía calorífica del propio proceso de ventilación, con lo que se reduce la factura energética. En invierno, se consigue una renovación del aire de manera continua aprovechando la energía del interior para atemperar el aire que proviene del exterior. En verano, se puede aprovechar la programación free cooling con válvula bypass por la noche. De esta manera, en lugar de entrar el aire y cruzarlo con la extracción, se aprovechan las bajas temperaturas de la noche para insuflar un aire fresco y limpio hacia el interior, expulsando, su vez, el aire caliente y contaminado del interior.

En el caso de no disponer de mucho espacio, o en obras de rehabilitación, existen equipos de ventilación compactos que no requieren de gran espacio. Para casos puntuales también existe la posibilidad de instalar sistemas descentralizados por estancias, y no por vivienda.

 

CTA - Rehabilitación eficiente