multizona

Exigencias de RITE en materia de ventilación en edificios de oficinas

Excepto los edificios de viviendas, el resto de tipologías edificatorias incluyendo los edificios de oficinas deben cumplir con las siguientes exigencias, tal y como queda recogido en el RITE, (Reglamente de Instalaciones Térmicas en los Edificios).

_ Los edificio dispondrán de un sistema de ventilación para el aporte de aire con el suficiente caudal de aire exterior que evite, en los distintos locales en los que se realice alguna actividad humana, la formación de elevadas concentraciones de contaminantes.

_ En función del uso del edificio o local, la categoría del aire interior (IDA) que se debe alcanzar será como mínimo la siguiente:

  • IDA 1 (aire de optima calidad), en hospitales, clínicas, laboratorios y guarderías.
  • IDA 2 (aire de buena calidad). en oficinas, residencias de ancianos, residencias de estudiantes, salas de lectura, museos, aulas de enseñanza y piscinas cubiertas
  • IDA 3 (aire de calidad media), en edificios comerciales, cines, teatros, salones de actos, habitaciones de hoteles, restaurantes, cafeterías, salas de fiesta y gimnasios.
  • IDA 4 (aire de baja calidad)

_ El caudal mínimo de aire exterior de ventilación se calculará con alguno de los cinco métodos que se indican a continuación:

  1. Método indirecto de caudal de aire exterior por persona
  2. Método directo por calidad del aire percibido
  3. Método directo por concentración de CO2
  4. Método directo de caudal de aire por unidad de superficie
  5. Método de dilución

_ En el caso de utilizar el método nº 4, en un edificio de oficinas, el aire en su interior será de calidad buena (IDA 2). La ocupación en este tipo de edificaciones puede considerarse como de 10 m2/persona. Siguiendo las exigencias del RITE, a la hora de calcular el sistema de ventilación éste debe suministrar 12,5 dm3/sg por persona. Por tanto el caudal suministrado será de 1,25 dm3/sg por m2 de superficie útil.

 

Demanda controlada de ventilación DCV. Espacios multizona

Mantener los sistemas de ventilación a su máximo caudal de manera constante supone un elevado consumo energético, tanto por parte de los ventiladores como por el consumo necesario para calentar o enfriar el aire interior. Por ello es aconsejable que los sistemas de ventilación se ajusten a la ocupación o al nivel de contaminantes interiores (CO2, temperatura, humedad relativa, etc), dado que la mayoría de los locales de oficinas, salas de juntas, comercios, etc, no superan el 60% de ocupación a lo largo del día.

Los sistemas de demanda controlada de ventilación (DCV) son sistemas de ventilación inteligentes compuestos por ventiladores de bajo consumo y elementos electrónicos como los reguladores de velocidad, los convertidores de frecuencia, los detectores de presencia, sensores de CO2, compuertas motorizadas y las bocas de aspiración bicaudal. Estos elementos se encargan de controlar que en todo momento se utilice solamente la energía necesaria para garantizar una correcta ventilación de los locales en función de su nivel de contaminación.

La DCV puede aplicarse en espacios monozona o multizona:

  • Monozona: el espacio a ventilar está compuesto por una sola área abierta, sin divisiones, que requiere un tratamiento de ventilación homogéneo (oficinas abiertas, comercios, etc).
  • Multizona: el espacio a ventilar está compuesto por varias áreas compartimentadas, que requieren tratamientos de ventilación individualizados (oficinas con despachos individuales, salas de reunión, etc).

CTA - Rehabilitación eficiente