Secar la ropa en casa

Se acerca el verano y con él las buenas temperaturas. Abrimos las ventanas y también salimos más a la calle. En nuestras tareas habituales del hogar, sufrimos menos por las lluvias y todo lo que requiera de un proceso de secado finaliza más rápido. Es por ello que la colada también se seca más rápidamente. Pero, ¿qué pasa si tenemos que secar la ropa dentro de casa? ¿Puede algo tan inocente ser un problema para la salud debido al aumento de humedad?

En muchos hogares no es posible tender la ropa fuera por falta de un balcón apropiado o debido a alguna normativa que prohíbe instalar un tendedero en la fachada. En otros casos, en muchas casas se opta por dejar la ropa mojada estirada dentro de casa en invierno por las bajas temperaturas o por temor a que llueva. En verano, es habitual pensar que la ropa se seca rápido estirándola en interiores debido a que hace calor.

Sin embargo, secar la ropa dentro de casa puede acarrear problemas de salud y originar un deterioro de la calidad del aire. Sobre todo, puede ser un problema mayor para personas que sufran problemas por riesgo de asma, rinitis y otras alergias. Así lo determinó una investigación realizada por la Escuela de Arquitectura Mackintosh, en Escocia.

Dicho estudio concluyó que una tercera parte de la humedad en casa se origina por haber secado la ropa lavada en interiores. Eso puede llegar a ser dañino para la salud, ya que algunos de los efectos de la humedad en el aire son la formación de moho y ácaros del polvo domésticos, causantes de dolencias alérgicas y también de malos olores.

Los autores de la investigación determinan que hay que ser “más conscientes del impacto de esta acción aparentemente inocua”. Igualmente, avisan que el sector de la construcción también debe velar por resolver esta situación, sobre todo en la rehabilitación de edificios que no tengan opciones para tender la ropa al aire libre.

El estudio afirma que es más habitual secar la ropa en interiores durante el invierno. No en vano, el estudio se realizó en Escocia, un país por lo general mucho más frío que España, donde es difícil tender las prendas en exteriores si las temperaturas son muy bajas o llueve. Aun así, también es habitual que en verano se tienda la ropa dentro de casa, y tampoco es cierto que la humedad en verano deje de ser un problema.

 

 

Esta práctica, a priori tan inofensiva, puede acabar siendo un problema para las personas que viven en interiores y no disponen de un sistema de renovación del aire o de ventilación mecánica que extraiga la humedad del hogar. Si es en invierno, cuando las ventanas están cerradas para que no se escape el calor de casa, el aumento de vapor en el aire puede causar problemas en las personas y también en el propio inmueble.

 

Soluciones para secar la ropa sin crear humedad

 

Ha de evitarse tender la ropa dentro de casa. Puede originar problemas de salud al aumentar la cantidad de humedad, y solo ha de hacerse en casos en los que no hay más remedio. El problema es que la mayoría de casas que se ven obligadas a ello son las que peor preparadas están para combatir la humedad.

Si no te queda más remedio, al menos trata de seguir estos consejos para evitar problemas de humedad en casa:

  • Si has de secar la ropa mojada dentro de casa no lo hagas en las habitaciones secas, como son los dormitorios o el comedor, opta por la cocina y donde haya más espacio.
  • Si no tienes sistemas de ventilación o de extracción, al menos coloca el tendedero cerca de las ventanas y deja que entre el aire de la calle. Puedes usar también los extractores de la cocina y del baño.
  • Trata de dejar la ropa secando cuando estés fuera de casa, y nunca por la noche cuando estás durmiendo.
  • Si cuelgas la ropa en perchas se secará mucho antes.
  • Usa el ciclo de centrifugado de tu lavadora, ya que elimina el agua de tu ropa y sobre todo la humedad.
  • No pongas demasiada ropa junta, trata de separar cada prenda y si has de hacer lavadoras más a menudo será mejor opción que no cargar de ropa húmeda el hogar.
  • Cuando haya acabado el secado, airea la estancia tanto cuanto puedas, aunque sea abriendo puertas y ventanas.

Hemos de tener cuidado y controlar la humedad en casa, por lo que secar la ropa mojada en interiores es algo que hemos de evitar tanto cuanto podamos o, al menos, tener en cuenta estos consejos. La solución perfecta sería instalar un sistema de ventilación que extraiga el aire viciado y la humedad del hogar, como el sistema de ventilación mecánico de doble flujo.