acciones en la edificación

Acciones en la edificación

El Código Técnico de la Edificación clasifica los tipo de acciones que pueden darse en la edificación en varios grupos:

  1. Acciones permanentes
  2. Acciones variables
  3. Acciones accidentales

El peso propio es la principal acción permanente que se debe tener en cuenta, bien sea de el de los elementos estructurales, los cerramientos o los elementos de partición interiores. El valor de este peso propio se obtiene como su valor medio obtenido a partir de las dimensiones nominales y de los pesos específicos medios. En el caso de las viviendas, bastará considerar como peso propio de la tabiquería una carga de 1,0 KN por cada m2 de superficie construida. Otros pesos específicos de materiales empleados en la edificación son:

Ladrillo cerámico macizo                                                18,0 KN/m3

Ladrillo cerámico perforado                                            15,0 KN/m3

Ladrillo cerámico hueco                                                  12,0 KN/m3

Bloque hueco de cemento                                              15,0 KN/m3

Acero                                                                              77,0 KN/m3

Aluminio                                                                          27,0 KN/m3

Bronce                                                                            83,0 KN/m3

Piedra caliza                                                                   28,0 KN/m3

Piedra arenisca                                                               26,0 KN/m3

 

Las acciones variables pueden ser a su vez de varios tipos:

La sobrecarga de uso es el peso de todo lo que puede gravitar sobre un edificio por razón de su uso. Cobra especial relevancia la sobrecarga de equipos pesados o la acumulación de materiales en las bibliotecas. Por lo general todos los efectos de la sobrecarga de uso pueden simularse por la aplicación de una carga uniformemente distribuida. Para comprobaciones locales de la capacidad portante debe considerarse una carga concentrada. Dicha carga se considerará aplicada sobre el pavimento acabado en una superficie cuadrada de 200 mm. en zonas con un uso de aparcamiento y de 50 mm. de lado en el resto de los casos.

Los valores de la sobrecarga varían en función del uso al que está destinada la edificación:

  • Zonas residenciales                                                         2 NK/m2
  • Zonas administrativas                                                    3-5 KN/m2
  • Zonas comerciales                                                           5 KN/m2

 

La distribución y el valor de la presión que ejerce el viento sobre un edificio dependen de la forma y las dimensiones de la construcción, de las características y de permeabilidad de su superficie, así como de la dirección y la intensidad del viento. La permeabilidad es un aspecto importante a tener en cuenta, ya que puede aumentar o reducir la carga de viento. Una superficie completamente permeable reduce a cero la carga de viento, ya que éste atravesaría el edificio sin encontrar oposición y por tanto sin ejercer ninguna presión en superficie. Esto es precisamente lo que sucede cuando se dispone de una ventilación cruzada con dos huecos en dos fachadas opuestas: al mismo tiempo que se ventila la estancia se reduce la carga de viento sobre las mismas.

La distribución y la intensidad de la carga de nieve sobre un edificio o en particular sobre una cubierta, depende del clima del lugar, del tipo de precipitación, del relieve del entorno y de la forma del edificio o de la cubierta. El valor de la sobrecarga de nieve queda definido en el Código Técnico de la Edificación en función de las capitales de provincia y las ciudades autónomas, variando desde los 0,2 KN/m2 de Alicante ó Toledo hasta los 1,2 KN/m2 de León.

 

CTA - Eficiencia energética