atex

¿Qué es una atmósfera explosiva? Una atmósfera explosiva (ATEX) es aquella en cuyo aire hay elementos inflamables y, por lo tanto, existe un riesgo de explosión. Por supuesto, siempre se deben evitar este tipo de atmósferas en los lugares de trabajo. Sin embargo, en algunos casos es inevitable la presencia de gases, vapores o polvos incendiables, ya sea por la propia actividad, ya sea por efectos colaterales de la propia actividad. Un ejemplo de esto último es el caso de las sustancias incendiables que, de forma involuntaria, aparecen cuando se almacenan soluciones alcalinas o ácidos débiles en receptáculos de metal y, debido a una reacción electroquímica, se forma hidrógeno que se acumula en la fase gaseosa.

Cabe señalar que hablamos de atmósfera ATEX cuando se dan unas condiciones atmosféricas normales sin la presencia de materiales pirotécnicos o explosivos y, al desatarse una ignición, la combustión se extiende a los elementos no quemados.

 

Atmósferas ATEX: medidas de protección

Si existe el riesgo de que se forme una atmósfera ATEX, se deben adoptar medidas de protección. Primero, se deben intentar prevenir dichas atmósferas. Si no es posible evitar su aparición, se deben adoptar medidas para impedir focos de combustión. Cuando esto tampoco es posible, se deben adoptar medidas de atenuación.

La ventilación como prevención

Cuando sea imposible impedir la fuga de sustancias incendiables, una ventilación adecuada puede ayudar a impedir la formación de atmósferas ATEX. ¿Cómo evaluar la eficacia de dicha ventilación? Se deberá tomar en consideración los parámetros siguientes:

• Para gases, vapores y nieblas el dimensionado del sistema de ventilación debe tener en cuenta el caudal de sustancias que pueden escapar, conocer la ubicación de la fuente y las condiciones de su difusión.

• Para polvos, las acciones preventivas pasan por la aspiración en el foco y la prevención de la acumulación de polvo peligroso.

• Una ventilación adecuada si bien no puede impedir la aparición de atmósferas ATEX en el 100% de los casos, sí que puede minimizar la posibilidad de que se formen.

 

Exigencias de los sistemas de ventilación en atmósferas ATEX

En la actualidad, existen dos tipos de directivas: ATEX 95 directiva 94/9/EC, que regula los equipos y los sistemas de protección, y ATEX 137 directiva 99/92/EC, que establece las exigencias mínimas para mejorar la seguridad en los lugares de trabajo en los que se producen estas atmósferas explosivas.

Debido a que los sistemas de ventilación que incorporan las atmósferas ATEX son equipos eléctricos, estos también deben cumplir con la normativa vigente. Así, los equipos de ventilación deberán ubicarse en el interior de un recinto antideflagrante, de manera que en el caso de que se produzca una combustión, la envolvente resista la explosión y no se produzcan fugas a través de sus juntas. Además, esta envolvente hermética, ha de evitar la entrada de gases o vapores incendiables.

Antes de realizar cualquier actividad en un lugar de trabajo en el que existe una atmósfera explosiva, se debe inspeccionar todo el recinto en su globalidad. Así, deberá revisarse el sistema de ventilación y todas las demás instalaciones. Las medidas de protección adoptadas se deberán inspeccionar de manera periódica por personal capacitado que tenga amplios conocimientos en la materia. En el caso de que se disponga de sistemas de ventilación con mecanismos se deberá efectuar una inspección cada vez que se proceda a un nuevo ajuste. También es aconsejable el empleo de mecanismos de bloqueo de dichas instalaciones para evitar desajustes involuntarios.

 

CTA - Normativa de ventilación