rejillas de ventilación para cocinas

Las rejillas de ventilación, tanto si son rejillas de ventilación para cocinas como para cualquier otra estancia de la vivienda, son elementos esenciales en el sistema de ventilación de tu hogar. Gracias a ellas, podemos extraer el aire contaminado del interior de los locales.

 

Ventilar, una cuestión de necesidad

La normativa UNE-CEN/TR 14788:2007 IN, Ventilación de edificios Diseño y dimensionamiento de los sistemas de ventilación en viviendas, aplicable en viviendas unifamiliares y plurifamiliares, estima que la insuflación de aire exterior en los recintos cerrados es necesaria para conseguir los siguientes objetivos:

• Diluir y erradicar las partículas contaminantes de base que se encuentran en el ambiente: partículas liberadas por el mobiliario, los materiales o los productos de higienización.

• Disolver y suprimir las partículas contaminantes específicas que se originan en focos locales: cocinas, baños, humo de tabaco, quemadores…

• Eliminar el dióxido de carbono originado como consecuencia de la respiración de las personas.

• Controlar la tasa de humedad relativa, de manera que esta se sitúe dentro de los márgenes recomendables (entre el 40 y el 60%).

• garantizar el confort y bienestar de las personas que ocupan los recintos.

Teniendo en cuenta los contaminantes específicos que se generan en los espacios de la vivienda donde la producción de vapor de agua es elevada, como en las cocinas y en los baños, es importante garantizar que el sistema de ventilación sea eficaz a la hora de extraer el aire viciado y contaminado.

 

Rejillas de ventilación para cocinas: exigencias y recomendaciones

La colocación de las rejillas de ventilación para cocinas, y las de toda la vivienda, debe efectuarse de la siguiente manera:

• Las rejillas de extracción irán comunicadas a conductos de extracción y se situarán a 20 cm del techo, como máximo.

• Las rejillas han de estar separadas de cualquier rincón o esquina, como mínimo, 10 cm.

Recomendaciones

Las rejillas han de poder adaptarse a los niveles de humedad relativa de los recintos. Por ello, es recomendable la instalación de bocas de extracción higrorregulables que adapten el caudal de ventilación necesario en función de la tasa de humedad relativa del local. En el caso de las cocinas, dada la tasa de producción de vapor de agua, esta solución se debe tener en cuenta.

Si, además, el sistema de ventilación cuenta con dispositivos autorregulables, se puede establecer un caudal de ventilación constante, sea cual sea la depresión, de manera que se garantice la correcta renovación de aire. Todo ello se traduce en un ahorro económico, pues las rejillas de ventilación autorregulables e higrorregulables optimizan el funcionamiento de los sistemas de ventilación.

Recuerda que solo técnicos especializados te garantizarán un correcto diseño, dimensionado y situación de las rejillas de ventilación. De no contar con profesionales competentes, podemos correr el riesgo de no disponer del caudal de aire mínimo que asegure una adecuada renovación de aire de los recintos. O que, por el contrario, se insufle una cantidad de aire que, por exceso, o por una mala ubicación de las rejillas, cause disconfort en los ocupantes.

 

CTA - Sistemas de ventilación