rejilla ventilacion

De acuerdo con el DB HS 3 Calidad del aire interior, las viviendas deben cumplir con los requisitos básicos de seguridad y habitabilidad establecidos en la Ley de Ordenación de la Edificación. Para ello, deben disponer de un sistema que asegure una ventilación adecuada de sus estancias, mediante la eliminación de los contaminantes que se puedan producir durante su uso habitual en las estancias húmedas y la aportación de un caudal suficiente de aire exterior que garantice la extracción y expulsión del aire viciado.

El obligado cumplimiento de la normativa puede entrar en conflicto con otros aspectos a tener en cuenta tales como la eficiencia energética y el confort acústico y térmico.

 

Cumplimiento de la normativa: garantizar la calidad del aire interior 

Rejilla ventilación: tanto las de impulsión como las de extracción, deben garantizar una calidad del aire que permita respetar las exigencias técnicas del CTE. Son diversas las soluciones que existen en el mercado.

  • Rejilla ventilacón centrales y obturables de las bocas regulables de insuflación y extracción, para instalarse en falso techo o pared, que permiten distintas regulaciones de caudal.
  • Filtros. Se ha de garantizar la calidad del aire mediante la disposición de filtros, a poder ser ecológicos, en las rejillas que purifiquen el aire entrante y aseguren que este esté libre de polen, hollín, polución y demás contaminantes. Cabe recordar que un sistema de filtración de aire de alta eficacia supone una solución ideal a los problemas de alergias y respiratorios.
  • En el caso de que la vivienda tenga la posibilidad de contar con una entrada de aire geotérmica, se recomienda la instalación de un intercambiador geotérmico aire-tierra que utilice la inercia de la tierra para refrescar el aire nuevo en verano y calentarlo en invierno, compuesto de una toma de aire nuevo, de conductos especiales y de un punto de inspección. Para garantizar un aire sano, la toma de aire nuevo ha de estar equipada con una rejilla y un filtro de tipo G4.
  • Destinadas a introducir aire nuevo en las estancias principales de una vivienda, existe la posibilidad de disponer de entradas de aire higrorregulable. Dichas entradas de aire, que se abren en función de la humedad relativa ambiental de la estancia, garantizan un caudal nominal variable comprendido entre 6 y 45 m3/h, en función de la tasa de humedad de la estancia bajo una diferencia de presión de 20 Pa.

 

Confort acústico y térmico

Las rejillas de ventilación deben disponer de un nivel de aislamiento que permita respetar las exigencias técnicas del Código Técnico de la Edificación y aseguren tanto un alto grado de insonorización ante el ruido como un alto grado de aislamiento térmico ante el problema que pueden suponer las entradas de aire. Son diversas las soluciones que se pueden plantear para garantizar el confort acústico y térmico.

  • Entradas de aire higrorregulables. Además de garantizar un caudal variable, proporcionan un alto nivel de aislamiento acústico, conforme a la norma NF E 51 732.
  • Silenciadores. En el caso de entradas de aire situadas en muros, el mercado cuenta con silenciadores para pasa muros, formados, entre ellos, por rejillas de fachada cortavientos de 125 mm de diámetro (con o sin espuma). Así mismo, también se dispone de silenciadores para la parte superior de la ventana, formados, entre ellos de rejillas exteriores de aluminio.
  • Estanqueidad al aire. Cabe resaltar que una adecuada red de ventilación debe ser estanca al aire. De no ser así, las fugas deberían compensarse por un caudal importante a nivel de maquinaria, lo que provocaría un sobredimensionado de la red y del grupo de ventilación, un aumento de los gastos energéticos, una pérdida térmica, que repercutiría sobre el confort de los usuarios, y una molestia sonora para los ocupantes.

 

En definitiva, un buen sistema de ventilación debe contar con rejillas de ventilación que aseguren el cumplimiento del CTE DB HS 3 Calidad del aire interior, que proporcionen un caudal de aire ajustable dependiendo de las necesidades, que sea silencioso y que suponga un mayor ahorro energético (al ventilar cuando sea necesario en las estancias que lo requieran y proporcionar estanqueidad al aire), que pueda traducirse, a su vez, en un ahorro económico para el usuario.

CTA - Rehabilitación eficiente