recuperador entalpico

Un recuperador de energía es un elemento esencial de los equipos de ventilación, ya que permite reducir la demanda energética del sistema. Dicha reducción energética viene determinada por la propia normativa. A nivel estatal, la recuperación de energía está regulada en el Reglamento de instalaciones térmicas de los edificios (RITE). Tal y como se expresa en el documento, hay dos tipos de recuperadores: los ventiladores recuperadores de calor y los recuperadores entálpicos. En el presente artículo, profundizamos en estos últimos.

 

¿Qué es un recuperador entálpico?

Un recuperador entálpico es un dispositivo capaz de recuperar la energía sensible, como un recuperador de calor convencional, y la energía latente. De esta manera, el sistema puede recuperar energía calorífica a partir de la diferencia de temperatura y tasa de humedad que existe entre el ambiente exterior y el interior. Su instalación dentro del sistema de ventilación supone un incremento del bienestar y el confort de los ocupantes de los edificios, pues se garantiza un aire interior de máxima calidad con unas características higrométricas dentro de los límites admisibles. Además, dado el alto porcentaje de energía capaz de recuperarse durante el proceso de ventilación, se disminuye la demanda energética.

 

¿Cómo funciona?

Gracias al tratamiento higroscópico del rotor del recuperador, el dispositivo puede captar vapor de agua del flujo de aire más húmedo. Así, se cede humedad al flujo de aire más seco. Cuando el flujo de extracción de un recinto ventilado de manera mecánica atraviesa el rotor del ventilador, gracias a este tratamiento higroscópico, el aire de renovación cede calor (se enfría) y humedad (se deshumidifica) durante la época estival. Durante los meses de invierno se produce el fenómeno contrario, es decir, el aire de renovación se calienta y se humidifica.

 

Recomendaciones

Para conseguir el máximo rendimiento del sistema, es aconsejable seguir las siguientes indicaciones:

  • Las bocas de impulsión y las de extracción ha de estar enfrentadas, para producir el deseado efecto barrido capaz de renovar el aire interior de los recintos.
  • El sistema de ventilación ha de disponer de sistemas capaces de drenar el agua originada por las condensaciones.
  • Es altamente recomendable utilizar ventiladores de caudal variable, capaces de adaptar el volumen de aire insuflado y expulsado a las condiciones del momento.

 

Requerimientos de la normativa vigente

De acuerdo con el RITE, toda instalación térmica ha de cumplir con las exigencias de eficiencia energética. Para ello, establece los siguientes requerimientos:

  • Todos los sistemas han de garantizar el mayor rendimiento energético.
  • Tanto los equipos como el tendido de conductos han de estar debidamente aislados.
  • Todo el sistema ha de ser regulable y controlable, de manera que se puedan establecer las condiciones de funcionamiento.
  • El sistema de ha de alimentarse, en la medida de lo posible, de energías renovables.
  • Con el fin de reducir la factura energética, es obligatorio integrar dispositivos de recuperación de energía (recuperador de calor y recuperador entálpico), de manera que se pueda aprovechar la energía residual y latente del propio proceso. En la misma línea en materia de eficiencia energética, se deben ir eliminando, de manera progresiva, todos aquellos sistemas que se demuestren ineficientes.
  • Cuando el sistema dé servicio a una colectividad, este ha de incorporar un contador de los consumos.

 

CTA - Rehabilitación eficiente