En algunas ocasiones, determinar las vías de entrada de gas radón en el interior de los edificios, aun sabiendo que procede en su mayor parte del terreno, no es fácil.

En este caso se puede observar una vivienda construida en una ladera, cuya planta más baja quedaba completamente enterrada por uno de una de sus fachadas principales.