Se han de entender todos y cada uno elementos que forman parte de un edificio como los órganos vitales que lo componen. Todos los sistemas (constructivo, estructural y de instalaciones) juegan un papel importante en nuestra salud y confort cotidiano, no nos olvidemos de ellos a la hora de proyectar nuestro lugar de trabajo.

 

¿Sabes qué dice la OMS acerca de los edificios?

En la actualidad, el bienestar y el confort de las personas depende, en gran medida, de la calidad del ambiente interior de los espacios cerrados (domicilio, centros educativos, oficinas, centros clínicos, comercios, espacios de ocio, etc.), pues, tal y como sostiene la Organización Mundial de la Salud (OMS), las personas tan solo pasamos entre un 10 y un 20% en espacios abiertos.

¿Qué entiende la OMS por “Síndrome del Edificio Enfermo”? La organización sostiene que un edificio puede ser considerado “enfermo” cuando sus ocupantes acusan afecciones de salud y falta de confort. Normalmente, se trata de edificios calificados de “inteligentes”, con un alto grado de hermeticidad y tecnificación, y un considerable empleo de materiales de construcción sintéticos. Dada la relevancia que reviste en la sociedad de nuestros días esta cuestión, cada vez son más los estudios que ponen en relación determinados factores ambientales presentes en el interior de los edificios y la salud de las personas.

En el caso de quejas por parte de los ocupantes del edificio, se puede optar por realizar un análisis ambiental para determinar las causas y aportar medidas correctoras de acuerdo con la normativa que regula la calidad del ambiente interior. Unos niveles de humedad relativa baja, deficiencias en el sistema de ventilación y climatización, y un mantenimiento de las instalaciones inadecuado o insuficiente suelen ser las causas más comunes del malestar. Dado que determinar la causa suele suponer un trabajo complejo, y, por regla general, no acostumbra a haber un único factor origen del problema, el estudio ha de orientarse a estudiar y medir más de un parámetro relacionado con la salud ambiental.

 

LS: un caso concreto de enfermedad de los edificios

La lipoatrofia semicircular (LS) es una afección idiopática caracterizada por una atrofia de tejido graso subcutáneo a modo de depresión semicircular. Las personas que sufren tal afección suelen habitar espacios con una humedad relativa baja, tecnificados en exceso y construidos con materiales poco disipativos de los campos eléctricos. La literatura científica baraja la hipótesis de que la existencia de cargas electrostáticas y la aparición de lipoatrofia circular en aquellas zonas del cuerpo próximas o en contacto con el mobiliario (es decir, en las piernas a una altura de 72 cm, en los brazos y en el abdomen) están relacionadas.

La administración actúa, medidas preventivas

A este respecto, la Generalitat de Catalunya, a partir de las sospechas de un aumento de abortos en el 2008 en un centro de trabajo con casos de lipoatrofia circular, publicó un protocolo de actuación, pionero en la materia, el año 2009.

El protocolo de actuación, con el fin de evitar la aparición de casos, establece la necesidad de tener en cuenta las siguientes medidas preventivas a la hora de diseñar los puestos de trabajo:

  • Los cantos o bordes de las mesas han de ser anchos, de modo que la superficie de contacto sea grande. Se han de evitar los bordes vivos y finos.
  • Es obligatorio informar a los trabajadores y fijar procedimientos de trabajo que eviten que se pueda ejercer presión de forma continuada de las partes del cuerpo sobre los bordes del mobiliario (en especial, en la mesa de trabajo).
  • Garantizar niveles de humedad relativa del aire de, aproximadamente, el 50%, asegurando que dichos niveles se mantienen durante toda la jornada laboral y en todas las estaciones del año.
  • Evitar los materiales que causen y acumulen electricidad estática.
  • Impedir que las instalaciones eléctricas interfieran sobre la estructura metálica de las mesas de trabajo, mediante la mejora del aislamiento eléctrico del cableado y conectándola a la toma de tierra de protección del circuito eléctrico.

CTA - Salud y confort de las personas