que es la energia termica

De acuerdo con el CTE DB HE 4, Ahorro de energía, es obligatoria la implantación de una instalación de energía solar térmica para producción de ACS (agua caliente sanitaria) y de calefacción en obras de nueva construcción. También lo es en edificios que cambian de uso y cuya demanda de ACS excede los 50 l/día, si la instalación térmica se amplía y la demanda pasa de 5000 l/día a un 50% más, o si se rehabilita la de una piscina cubierta o una descubierta se cubre. Pero ¿sabes qué es una instalación solar térmica? ¿Sabes cómo funciona? En el presente artículo te lo explicamos.

 

¿Cómo funciona una instalación de energía solar térmica en una vivienda unifamiliar?

Una instalación de estas características consta del siguiente equipamiento: un equipo de captación orientado al mediodía (los propios paneles solares dispuestos con una inclinación de 25 grados sobre la horizontal y de manera que no se arrojan sombras sobre ellos), un equipo de acumulación de energía, un equipo de intercambio energético, un circuito por el cual transcurre un fluido, un equipo de energía convencional, y un sistema eléctrico y de control.

El sistema dispone de dos circuitos estancos: uno primario y otro secundario. Por ambos transcurre un fluido (agua + líquido anticongelante). Por el primario se absorbe la energía (gracias a la radiación) y por el secundario se desprende hacia el interacumulador (gracias a un serpentín) y se transfiere la energía calorífica al intercambiador individual (para calentar el agua de cada una de las calderas de las viviendas). Una vez producido el intercambio de energía, esta energía vuelve al interacumulador, a través de un procedimiento de “retorno invertido”, para asegurar la estabilidad del circuito secundario. Se trata de un sistema de transmisión de calor no-directa, ya que el fluido que discurre por los circuitos primario y secundario no es el que finalmente consume el usuario.

 

Dimensionado de una instalación solar térmica

Antes de proceder al diseño de la instalación, se tendrá en cuenta el sector climático en el que se encuentra el edificio. Durante los periodos en los que la energía generada por la propia instalación no es suficiente para producir un ACS con una temperatura óptima de consumo, es necesario el empleo de las calderas individuales de cada una de las viviendas.

De acuerdo con el CTE DB HE, Ahorro de energía, la aportación solar ha de fluctuar entre el 30% – 70%, considerando que la demanda de ACS no puede sobrepasar el 110% durante ningún mes, ni el 100% durante tres meses seguidos.

 

Normativa vigente para el diseño de instalación de los sistemas de energía solar térmica

  • REBT, Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión y sus Instrucciones Técnicas Complementarias.
  • RITE, Reglamento de instalaciones térmicas en los edificios CTE (CTE DB HE, Ahorro de energía).
  • Reglamento de Aparatos a Presión y sus Instrucciones Técnicas Complementarias.
  • Reglamento de instalaciones de gas en locales destinados a usos domésticos, colectivos o comerciales.
  • Normas UNE de Energía Solar Térmica.
  • Normas UNE de Instalaciones Térmicas en los edificios incluidas en el RITE.
  • Pliego de Condiciones Técnicas del IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía).

 

La normativa vigente, que persigue el cumplimiento de los requerimientos del protocolo de Kioto, pretende impulsar el empleo de energías limpias y renovables que minimicen la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Se trata de ser más eficientes energéticamente y reducir el consumo derivado de los tradicionales sistemas de calefacción. Así, además de hacer hincapié en los medios de producción de la energía, también es necesario remarcar la importancia de dotar a nuestras viviendas de la suficiente hermeticidad para evitar el despilfarro de la energía generada. Para no poner en riesgo la salud de los nuestros, un buen sistema de ventilación mecánica controlada (estanco y equilibrado), que evite la disipación de la energía y asegure un aire interior limpio y saludable, se hace indispensable.

 

CTA - Eficiencia energética