Niveles recomendados de CO2, temperatura y humedad

En el sector de la ventilación, la misión más importante es crear entornos cerrados y estancias que resulten más saludables y confortables para quienes las habitan. Factores como los niveles recomendados de humedad o de temperatura influyen directamente en el bienestar de todos nosotros y es importante saber qué niveles ha de mostrar nuestro hogar en relación a ello. Igualmente, es muy importante preocuparse por el volumen de dióxido de carbono (CO2) allá donde nos encontremos.

Todo sistema de ventilación, pasivo o activo, ha de ser capaz de mantener unos niveles recomendados dentro de una franja, teniendo en cuenta las características de la localización donde se encuentre el edificio. Y también las condiciones atmosféricas del momento.

De cara a los nuevos edificios o a la rehabilitación, estos niveles recomendados de temperatura, CO2 y humedad han de buscarse no solo mediante el uso de sistemas de ventilación mecánicos, sino aplicando los conceptos de eficiencia energética en los hogares.

 

Niveles recomendados de temperatura

 

La temperatura en interiores ha de medirse en relación a la humedad del lugar. La sensación térmica es un factor muy a tener en cuenta, y los mismos niveles de calor o de frío serán diferentes en zonas muy húmedas o demasiado secas.

El Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios (RITE) recomienda, por ejemplo, que en entornos de oficinas, locales de trabajo y de mayor tamaño,  el aire acondicionado debería estar a 26 ºC, con una humedad relativa de entre el 30% y el 70%. Sin embargo, ofrece niveles recomendados de temperatura más al detalle para verano e invierno:

  • En verano, entre 23 y 25 grados y con la humedad en porcentajes entre 45 y 60.
  • En invierno, entre 21 y 23 grados con una humedad en porcentajes entre 40 y 50.

Los mismos valores sirven también para estancias y hogares más pequeños, aunque en estos casos depende también del usuario. Aun así, es recomendable seguir estos pasos y las estancias que en invierno alcanzan casi los 30 grados no son energéticamente eficientes ni tampoco ganan en confort en el hogar.

 

Niveles de CO2 en interiores

 

El dióxido de carbono es uno de los contaminantes más habituales y que más afectan en edificios a la salud humana. Controlar su presencia en edificios es una importantísima ayuda en la salud y confort en los hogares.

Los diferentes estudios de referencia avisan que los niveles recomendados de dióxido de carbono (CO2) máximos recomendados dentro de hogares, estancias y otros edificios están entre las 400 ppm y las 800 ppm.

Para protegerse contra un nivel elevado de dióxido de carbono en el hogar, es bueno tener en cuenta algunos detalles:

  • Es importante que los calentadores de agua estén en perfecto funcionamiento. Los eléctricos suelen emitir CO2 y conviene revisarlos.
  • Mejorar la eficiencia de los sistemas de calefacción para que no necesiten calefactar más de lo necesario.
  • No utilizar electrodomésticos a gas en la medida de lo posible.

Para poder conocer el riesgo por dióxido de carbono en situaciones de riesgo, una opción es hacerse con un medidor de CO2. Se trata de un dispositivo para controlar la calidad del aire en lugares cerrados en comunión con la normativa vigente.

 

Niveles de humedad en edificios

 

Niveles recomendados de Humedad en el hogar

Es muy importante mantener unos correctos niveles recomendados de humedad en nuestros hogares y estancias cerradas. En España, muchos hogares en las zonas de costa sufren problemas de alta humedad, lo que puede suponer problemas de salud y confort.

Es importante mantener los niveles de humedad en casa y en el trabajo entre el 30 y el 50%. El punto ideal se encontraría en el 40, como ya explicamos en este artículo sobre la humedad en el hogar.

Para conocer la situación de la estancia, es posible conocerlo con un higrómetro, que mide la humedad en estancias cerradas. Es similar a un termómetro y tiene un precio parecido.

Controlar los niveles recomendados de humedad, temperatura y CO2 es básico para un buen valor de seguridad y confort en el hogar.