Modificación del CTE

Con la nueva modificación del CTE en materia de eficiencia energética en los edificios, el sello de certificación Passivhaus sale reforzado. Las nuevas obligaciones que incluye el documento básico DB HE de Ahorro de Energía, propuestas en el pasado mes de junio para adaptarse a los requerimientos de los inminentes edificios de consumo casi nulo, se complementan a la perfección con muchas de las exigencias de Passivhaus. Eso hace que el sello certificador lo tenga más fácil para avanzar en nuestro país.

La modificación propuesta para el DB HE del Código Técnico de la Edificación pretende adaptarse a la Directiva 2010/31/UE. Y en ella se establece una nueva obligatoriedad en cuanto a eficiencia energética y también a la revisión periódica de los edificios. Según lo propuesto en la modificación del DB HE, los requisitos mínimos de energía y eficiencia tendrán que revisarse en intervalos de máximo cinco años, para así poder adaptarlos a los avances técnicos del sector de la construcción.

En este caso, se avanza en dirección a los requerimientos de la Unión Europea, ya que todos los estados miembros han de tomar las necesarias medidas para adaptarse a los requisitos de la Edificación de Consumo Casi Nulo a partir del 1 de enero de 2020, que afectará a todo el sector residencial.

Para el sello certificador de Passivhaus, esto es un avance muy importante. Los responsables en España del emblema de origen europeo afirman que España va “por el buen camino”, ya que hasta ahora se ha echado en falta un conjunto de normas y pautas a seguir.

Desde Passivhaus también se afirma que esta modificación del CTE es una buena noticia, ya que cierra la puerta a los constructores que optasen por minimizar costes aplicando estrategias de gran consumo en los edificios. También aplauden que se mejoran los límites de demanda energética. Aun así, los delegados del sello certificador en España estiman que desde el Código Técnico de la Edificación se está teniendo en cuenta sobre todo el frío para realizar los cálculos en relación a los límites de demanda. Si bien en España hay zonas donde el calor puede generar un gran consumo energético en verano, como puede ser Sevilla. Como ejemplo, podemos tener en cuenta el proyecto de la casa Passivhaus creada en un clima de calor extremo en España.

También han valorado positivamente cómo la modificación del CTE apuesta porque se especifique que el agua caliente sanitaria debe proceder en una parte de fuentes renovables. De esta forma, se requiere menos energía para calentar el agua de los suministros habituales.

De la misma forma, insisten en que la Ventilación Mecánica Controlada con sistemas de doble flujo o recuperadores de calor ha de estar en el centro de las políticas impulsadas por el Código Técnico de la edificación para mejorar la eficiencia energética. Precisamente, las casas pasivas de Passivhaus solo cuentan con la ventilación mecánica como sistema de energía no pasivo.

 

La edificación Passivhaus en la modificación del CTE

 

Passivhaus es uno de los sellos certificadores de casas sostenibles más populares hoy en día. Si bien su origen se centraba en dar respuesta en climas fríos, en el interior de nuestro país, la normativa puede adaptarse muy bien. Si bien en zonas cálidas es más difícil adaptar la normalización de Passivhaus, es posible.

Se estima que las casas de Passivhaus son el modelo de hogar sostenible más conocido. El estándar nació en el norte de Europa y las viviendas con dicha certificación no tienen ningún coste energético, con excepción del motor del sistema de ventilación y la bomba de la aerotermia. Es más, el sistema de ventilación tiene una unidad de recuperación que puede llegar a recuperar hasta el 95% de la energía térmica de la vivienda a coste cero.

Los sistemas aerotérmicos incluidos en las casas Passivhaus cuentan con numerosas ventajas:

  • Nada ha de ser quemado ni existe combustión alguna. Así que tampoco hay humo.
  • Se recoge aire del exterior que, además, es gratuito. Se utiliza un ciclo frigorífico directo en refrigeración e inverso. Gracias a ello, calienta el agua y la estancia gracias al aire frío de la calle en invierno.
  • Es sostenible también en verano, ya que puede enfriar el aire de la calle mediante el mismo proceso inverso.
  • El único consumo de las Passivhaus es eléctrico, ya que se trata de un sistema aerotérmico. Se estima que más o menos el 22% de la eficiencia del sistema depende de la energía de pago, según expertos.

Gracias a la modificación del CTE, las casas pasivas de Passivhaus están mucho mejor preparadas frente a la normativa del DB HE de eficiencia energética.