Mitos y realidades sobre la contaminación

La sostenibilidad y la eficiencia energética son uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos en este siglo XXI. Sin embargo, en muchos países del mundo aún no hay suficiente pedagogía en relación al cambio climático, y si bien en España se han realizado notables avances, aún existen voces que niegan el agujero de la capa de ozono o cómo afecta la polución en nuestro día a día. Existen mitos y realidades sobre la contaminación que merece la pena analizar.

Empezando, sin duda, por si el cambio climático existe. Según muchos, es un fenómeno que no existe y que su base es infundada. Sin embargo, Naciones Unidas creó un cuerpo especializado conocido como el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, y lleva más de 25 años investigando sobre este fenómeno.

Además, existen casos y datos concretos que avalan la existencia de este proceso, además de hechos en las noticias como el deshielo de zonas clave como Groenlandia, lo que cada año hace que suba el nivel del mar, siendo este año uno de los más críticos. Quienes quieran quitarle importancia a ello afirman que cuanta más agua es sostenida en el planeta también cede el fondo marino, pero si bien es cierto nunca cede tanto como aumenta el nivel del mar.

Algunos de los mitos y realidades sobre la contaminación a nivel general son los siguientes:

  • “Es imposible frenar el cambio climático”. Se trata nuevamente de un mito, ya que se trata de una simple operación matemática: si contaminamos menos de lo que el planeta puede asumir, el planeta se regenera. Sin embargo, para ello es necesario que todo el mundo ponga su punto de colaboración. Usar menos el transporte privado, ser más consciente con el uso de los aparatos de climatización o usar menos electricidad son las acciones que podemos hacer a nivel personal. Pero, por otro lado, la administración ha de anteponer el progreso a la sostenibilidad del planeta, con políticas que no permitan el abuso de los recursos naturales.
  • “Si dejamos de contaminar tenemos un empeoramiento de la calidad de vida”. Nuevamente, se trata de otro mito sobre la contaminación. En la actualidad, existen suficientes mecanismos de eficiencia energética para evitar el consumo de electricidad y otras fuentes de suministros. Por ejemplo, ya tenemos casas pasivas y en 2020 se pondrá en marcha la obligatoriedad de construir Edificios de Consumo Casi Nulo. Las opciones para consumir menos son muchísimas.
  • “El tráfico motorizado es el mayor generador de polución”. Es igualmente falso. En realidad, la producción eléctrica y de calor es el principal responsable de las emisiones globales de CO2, con un 34% del total. Además, un centenar de coches actuales consume lo mismo que uno de los años 70. Pero eso no significa que debamos confiar en el coche para nuestros traslados. Y el coche eléctrico, si bien no emite gases a la atmósfera, requiere una carga eléctrica que también genera mucha contaminación.

Edificios contaminantes

  • “Los edificios son los mayores consumidores energéticos”. Esto sí es una realidad. Alrededor de la mitad de la contaminación procede de los edificios. Así que mejorar la eficiencia energética en interiores ha de ser una prioridad.
  • “El aire de las ciudades es cada vez más limpio”. Es una realidad en muchos lugares de España. Por ejemplo, el Ayuntamiento de Madrid publicó que entre 2007 y 2013 se ha logrado reducir la emisión de gases responsables del efecto invernadero en un 20%, y un 30% en comparación con 1999. Eso nos viene a confirmar que los esfuerzos que se realizan están dando resultados, si bien es necesario aumentar la apuesta por la eficiencia energética.
  • “Los problemas de la contaminación los vivimos hoy y no en el futuro”. Se trata de una realidad. Muchos dicen que los problemas del cambio climático los viviremos dentro de algunas décadas. Pero la contaminación ya hace que nuestras ciudades sean unos lugares peores para vivir, y hemos de evitar que eso ocurra. Hay mucha gente afectada por los problemas de polución.

El cambio climático es una realidad y hemos de tomar conciencia de ello para crear un entorno más favorable para los nuestros y también para los hijos de nuestros hijos. Y es algo en lo que todos podemos aportar nuestra parte.

 

Cómo interpretar los mitos y realidades sobre la contaminación

 

Más allá de los mitos y realidades sobre la contaminación que aún existen en nuestra sociedad, la lucha contra el cambio climático tiene tres áreas principalmente diferenciadas:

  1. Las grandes industrias y el sector productivo han de adaptarse a las nuevas realidades y a la sostenibilidad. Es importante que se marquen líneas rojas para que maximizar el beneficio no sea el único fin, sino que se produzca siempre de manera respetuosa con el medio ambiente.
  2. Los individuos han de concienciarse del papel que protagonizan. Utilizar menos el coche, usar sistemas de eficiencia energética en casa y racionalizar el consumo, además de apostar por el reciclaje.
  3. Los gobiernos han de ser capaces de liderar este cambio y de servir de eje vertebrador para luchar contra la contaminación. Son los responsables de limitar la actuación de las personas y de concienciar a la población.

Es importante que, en un futuro, los mitos y realidades sobre la contaminación sean más claros y que se haya tomado suficiente conciencia para poder llevar un modelo de sociedad más sostenible.