Malos olores

Los malos olores en el hogar son uno de los problemas que más afectan a nuestro confort en esos ratos que estamos en casa. Se hacen más notorios cuando, al cruzar la puerta de nuestra vivienda, sentimos lo que a veces se ha denominado como “olor a cerrado”. Sin embargo, es más bien un problema de mala ventilación junto a otros defectos que puedan haber en nuestros hogares.

Normalmente, se ha recomendado siempre abrir las ventanas y airear una estancia para poder eliminar los malos olores en casa, pero no suele ser suficiente. Es necesario hacer algo más para poder eliminar esta lacra que suele afectar a muchos edificios.

Además, los malos olores pueden ser un síntoma de que algo va mal en casa y que puede haber un defecto que provoque problemas de salud a los que allí conviven:

  1. Los problemas de humedad son uno de los principales causantes de males olores en casa que, además, pueden originar problemas de salud en las personas. Es posible sufrir complicaciones respiratorias debido a ello.
  2. Los olores fuertes que originan algunos de los productos químicos que usamos en casa, como son los desinfectantes o los habituales insecticidas, tan necesarios en verano, también son causantes de problemas en nuestro organismo.
  3. Los olores de humos y grasas tras el cocinado pueden llegar a ser dañinos si no se eliminan con campanas de extracción de humos o un buen sistema de ventilación.
  4. Algunas plagas de insectos pueden llegar a mostrar malos olores en el hogar sin que podamos detectarlos. Por ejemplo, las infestaciones de chinches de cama desprenden fuertes olores.

Muchos de los problemas originados por malos olores en casa pueden solventarse con la instalación de un sistema de ventilación mecánico que extraiga el aire viciado y aquel que tiene un olor anormal. Aun así, puedes probar una serie de soluciones para evitar la proliferación de mal olor en casa y también algunas formas de poner remedio al conflicto.

 

Soluciones a los malos olores en casa

 

Los ventiladores comunes y abrir las ventanas no son las mejores soluciones para eliminar los malos olores, ya que en casi todos los casos simplemente se logra remover el aire, no extraerlo. Para eliminar ese aire viciado, sería necesario utilizar sistemas de ventilación que lo sacaran fuera. Si no es posible contar con un sistema de extracción, siempre puede optarse por soluciones caseras como el carbón vegetal o el alcanfor.

Ambos elementos son fantásticos para eliminar los malos olores y son fáciles de encontrar. El alcanfor es una sustancia cristalina y cerosa con un fuerte y penetrante olor acre. Está indicado para eliminar polillas y microbios.

Si en una zona del hogar no disponemos de ventilación y existen problemas de malos olores o humedad, podemos usar un trozo de alcanfor y otro de carbón vegetal para absorber la humedad y los olores desagradables. A partir de aquí, es posible utilizar un ambientador para mejorar la sensación de bienestar.

No obstante, encontrar el origen del mal olor es importante. ¿Dónde tenemos focos de malos olores?
  1. Encuentra la causa del mal olor. A veces, puede ser un sofá en mal estado. O una chimenea. Las alfombras también pueden llegar a albergar olores muy fuertes. Si usas ambientadores o velas con olor, el problema se ocultará durante un rato pero regresará. Es importante eliminarlo de raíz.
  2. El lavavajillas tiene muchas posibilidades de ensuciarse por dentro y generar olores muy desagradables. Para limpiarlo, puedes poner dos tazas en la bandeja inferior con vinagre blanco. Haz un ciclo de lavado sin platos dentro, solo con dichas tazas. Tras ese ciclo de lavado, ten claro que olerá a vinagre durante un buen rato, quizás hasta una hora. Pero luego se irá ese olor y con él todos los desagradables que había antes.
  3. Además de usar extractores de cocina al preparar alimentos, es importante cubrir las sartenes cuando se estén preparando comidas que puedan tener fuertes olores, como son las frituras o platos muy condimentados. Al acabar de cocinar, mantén un rato el extractor encendido, abre las ventanas y usa algún ambientador.
  4. En los dormitorios es imprescindible mantener una buena higiene y cambiar las sábanas con frecuencia, ya que suelen ser el elemento que genera peores olores. También puedes usar plantas para combatir el mal olor en las habitaciones.

Como hemos comentado previamente, es importante vigilar los olores desagradables en el hogar, ya que pueden estar poniéndonos en alerta ante algo más grave. Y es importante detectar el foco de los hedores para saber qué está originando dicho conflicto.

Para eliminar el aire que lleva los malos olores, los sistemas de ventilación mecánica de doble flujo acaban con el problema al extraer el aire contaminado. De la misma manera, introducen aire filtrado y libre de impurezas, por lo que dicha renovación del aire acaba con los problemas de humedad y otros, de manera eficaz. Al tener las ventanas cerradas, no se recibe aire con humos contaminantes de la calle y los vapores del baño y de la cocina se eliminan casi al instante.