extractores eolicos

Los extractores eólicos

El sistema de ventilación eólica es un sistema de ventilación mecánica que opera mediante la utilización de extractores eólicos que funciona con la energía del viento gracias al efecto del diferencial de temperatura existente entre el exterior y el interior de una cubierta. De esta forma se obtiene un proceso continuo de ventilación en el que el extractor eólico succiona el aire caliente acumulado bajo la cubierta hacia el exterior. Este volumen de aire extraído es compensado de manera natural mediante la entrada de aire más frío a través de las ventanas ubicadas en los niveles inferiores de la edificación. La circulación del aire garantiza una buena ventilación del interior de los recintos, facilitando la eliminación de contaminantes, humedad o el vapor acumulado en el interior.

 

La energía eólica. Fundamentos y evolución

La energía eólica es una energía cinética obtenida a partir de las corrientes de aire que se generan en la atmósfera como consecuencia del calentamiento irregular de la superficie de la Tierra. De esta forma entre el 1% y el 2% de la energía procedente del Sol se transforma en viento. Durante el día los continentes trasfieren una mayor cantidad de energía solar al aire que las masas de agua, haciendo que el aire se caliente y se expanda. Este aire se ha vuelto menos denso y por eso se eleva. El aire más frío y pesado que proviene de los mares, los océanos y los grandes lagos, se pone en movimiento para ocupar el lugar dejado por el aire caliente.

Por complejo que pueda parecer este proceso, la obtención de energía eólica no es nada nuevo. Por el contrario el viento como fuerza motriz se ha utilizado desde la antigüedad. Ha movido las velas que impulsaban a los barcos y ha hecho funcionar la maquinaría de los molinos al mover sus aspas. Los primeros fueron construidos en Sistán (Afganistán) en el siglo VII. Eran molinos de eje vertical con hojas rectangulares. Los primeros molinos aparecieron en Europa en el siglo XII en Francia e Inglaterra, y desde allí se extendieron al resto del continente. Eran unas estructuras de madera conocidas como torres de molino, que se hacían girar a mano alrededor de un poste central para extender sus aspas al viento. El molino de torre se desarrolló en Francia a lo largo del siglo XIV. Consistía en una torre de piedra coronada por una estructura rotativa de madera que soportaba el eje del molino y la maquinaría que se ubicaba en su parte superior. Estos primeros prototipos tenían una serie de características en común: de la parte superior del molino sobresalía un eje horizontal del cual partían entre cuatro y ocho aspas que llegaban a alcanzar los nueve metros de longitud. La energía generada por el giro del eje se trasmitía a través de un sistema de engranajes hasta la maquinaria del molino situada en la parte inferior del mismo.

En la actualidad la energía eólica es utilizada principalmente para obtener electricidad mediante aerogeneradores. Dentro de ellos la energía eólica mueve una hélice, y mediante un sistema mecánico se hace girar el rotor de un generador que produce energía eléctrica.

 

CTA - Eficiencia energética