rejilla aluminio

El Código Técnico de la Edificación en su Documento Básico HS-3.”Calidad del Aire Interior”, especifica una seria de condiciones que exigen la ubicación de rejillas o aperturas de paso en determinadas zonas dentro de los sistemas de ventilación. A continuación se exponen algunas de estas indicaciones:

  • “El aire debe circular desde los locales secos a los húmedos. Para ello los comedores, los dormitorios y las salas de estar deben disponer de aperturas de admisión; los aseos, las cocinas y los cuartos de baño, deben disponer de aperturas de extracción. Las particiones situadas entre los locales con admisión y los locales con extracción, dispondrán de aberturas de paso”.
  • “Cuando algún local con extracción esté compartimentado, deben disponerse aberturas de paso entre los compartimentos; la abertura de extracción debe disponerse en el compartimento más contaminado que, en el caso de aseos y cuartos de baño, es aquel en el que está situado el inodoro, y en el caso de las cocinas es aquel en el que está situada la zona de cocción; la abertura de paso que conecta con el resto de la vivienda, debe estar situada en el local menos contaminado”.

 

 Rejilla de aluminio: características generales

Las rejillas pueden fabricarse en diferentes formas y materiales. En lo que se refiere e su montaje en obra pueden ir encastradas en muros o techos mediante marcos angulares soldados. Estos marcos que forman un bastidor sobre el que queda instalada la rejilla, también pueden atornillarse directamente al paramento donde está ubicada. El material de fabricación de las rejillas suelen ser el acero galvanizado en caliente, aunque también se usan otros materiales como el aluminio, el acero inoxidable o el PVC. Otros accesorios que acompañan la instalación de una rejilla de aluminio pueden ser los herrajes, los goznes o los dispositivos de cerradura. En ocasiones en las que se quiere estabilizar el caudal de extracción o de admisión en un valor predeterminado, se suele recurrir a rejillas autorregulables. Éstas a su vez pueden disponer de un revestimiento acústico formado por un material plástico y un anillo fónico situado en el conducto que acompaña a la rejilla. Éste último se encarga de reducir la transmisión acústica entre viviendas.

 

Otros sistemas autorregulables: los aireadores

Los aireadores son otros componentes de un sistema de ventilación indicados en el C.T.E. como elementos que pueden ubicarse en las bocas de admisión. También pueden ser autorregulables, en cuyo caso se puede introducir un caudal de aire cuyo volumen está regulado automáticamente. Este sistema aporta algunos beneficios como son la ausencia de corrientes de aire desagradables y un notable ahorro energético, ya que el flujo de aire impulsado no es intensivo. El principio de funcionamiento es una lama que actúa a modo de válvula, obturando parcialmente el paso de aire cuando es impulsada por la presión de viento. Otras características que aportan los aireadores autorregulables son:

  • El caudal de aire introducido no depende de las condiciones atmosféricas.
  • No se generan corrientes de aire y por tanto se aumenta el confort.
  • Mejoran las prestaciones acústicas y térmicas del sistema de ventilación.

 

CTA - Sistemas de ventilación