humedad en casa

Concepto de humedad

El vapor es agua en estado gaseoso. Se denomina humedad a la cantidad de vapor presente en el aire. Éste a su vez se define como aire saturado, cuando se mantiene en equilibrio en presencia de agua líquida sin que se produzca ninguna trasferencia de uno a otro. La presión parcial del vapor de agua contenido en este aire se llama presión de saturación (Ps), y a cada temperatura le corresponde una. La humedad absoluta es el peso de vapor contenido por unidad de aire, kg/m3, o también el peso de vapor por unidad de peso de aire seco. Por otro lado, la humedad relativa (Z) es el cociente entre el peso del vapor de agua contenido en un volumen de aire, y el peso del vapor saturado del mismo volumen.

 

Z (%) =  (Peso del vapor/Peso vapor saturado) x 100

 

Se llama punto de rocío a la temperatura a la que el vapor de agua contenido en una masa de aire se convierte en vapor saturado por descenso de la temperatura. Cuando este contenido de vapor es excesivo se condensa en las superficies frías de una vivienda, bien sea en paredes, muros de cerramiento o ventanas.

 

Procedencia de la humedad cuando aparece en el interior de una casa

Por tanto, la humedad está siempre presente en nuestra casa, pero son determinadas patologías o defectos en la construcción los que provocan su condensación. Cuando la humedad se produce mediante el proceso anterior se llama humedad de condensación. Suele manifestarse en puntos del cerramiento de fachada debido a un nivel deficiente de aislamiento térmico y a una ventilación inadecuada de los espacios interiores. Las rehabilitaciones energéticas tienen como uno de sus objetivos evitar que este tipo de humedades se manifiesten dentro de las viviendas. Cuando la humedad procede del agua de lluvia estamos ante una humedad por filtración, cuyo origen hay que buscarlo en otro tipo de patologías como puede ser la falta de impermeabilización en elementos singulares de la edificación: el encuentro entre los forjados y el cerramiento de fachada, o los materiales de cobertura de la cubierta.

 

Materiales higroscópicos

Otro factor que incide notablemente en la presencia de humedad es el comportamiento higroscópico de los materiales que conforman la envolvente y el mobiliario. Esta propiedad les permite intercambiar humedad con el aire interior. Por tanto, los materiales higroscópicos son aquellos capaces de absorber una cantidad apreciable de humedad del aire circundante. Estos materiales permiten amortiguar las oscilaciones de humedad mediante ese intercambio entre la humedad del ambiente y la humedad que puede albergar la envolvente del edificio. Son materiales porosos, capaces de reducir los niveles de humedad interior y por tanto de mejorar el confort y la calidad del aire en las viviendas. Con ello se reduce también su consumo energético.

En realidad, todos los materiales de construcción son porosos. El volumen de poros ocupa desde el 0.5 % del volumen bruto en el caso del granito hasta el 95 % en la lana mineral. Esta estructura porosa en los materiales higroscópicos permite que el agua se adhiera a la superficie sólida del material, cuando el vapor de agua todavía no ha alcanzado los niveles de saturación. De esta forma es como aumenta la capacidad del material para almacenar humedad.

 

CTA - Eficiencia energética