Hogar Breeam

El futuro más inmediato de la construcción pasa por las casas sostenibles. Más que una tendencia, el hecho de construir hogares que sean respetuosos con el medio ambiente y que contaminen poco es ya una necesidad. A partir de 2020, todos los edificios de obra nueva en nuestro país deberán ser de Consumo Casi Nulo. Y, para ello, los sellos de certificación de viviendas ecológicas son una de las mejores maneras de saber cómo adaptarse a los requerimientos de la normativa nZEB (nearly Zero Emissions Buildings) de consumo casi nulo. Como por ejemplo la propuesta del Hogar BREEAM, desarrollada bajo el sello del mismo nombre.

BREEAM es un sello oficial cuyas siglas significan Building Research Establishment Environmental Assessment Methodology, lo que se traduciría por “Metodología para la Evaluación Medioambiental” de la asociación inglesa Building Research Establishment. Una de las características principales del sello es que, además de ser muy técnico, es también transparente y está completamente adaptado al castellano, por lo que es uno de los de implantación más sencilla en España. Es de fácil aplicación y no requiere de técnicos especializados, como ya explicamos sobre la construcción BREEAM. 

El Hogar BREEAM es una propuesta de Edificio de Consumo Casi Nulo en armonía con las directrices del sello, que propone un modelo de vivienda totalmente adaptado a los requerimientos que entrarán en vigor a partir de 2020 para el sector privado. Algo en contra de lo que han sido hasta hace poco las viviendas convencionales:

vivienda convencional BREEAM

En la foto se pueden apreciar algunos de los males habituales en casas construidas sin tener en cuenta aspectos básicos para evitar un consumo excesivo y un confort lejos de los problemas de salubridad que afectan a muchas viviendas.

  • El principal problema en salubridad es un aire de mala calidad, ya sea por respirar la contaminación que llega de la calle como también por una situación cargada y el efecto conocido como aire viciado. Ambos fenómenos generan problemas en nuestro descanso y también situaciones de falta de confort en el hogar, más allá de complicaciones respiratorias. Incluso puede llegar a ser muy dañino en situaciones con posibles afectaciones por gas radón.
  • Dentro de los problemas de ambiente cargado, es habitual que cerca de las zonas húmedas -como el baño y la cocina- suframos también de complicaciones por un exceso de humedad, incluso en verano.
  • Los olores y las posibles molestias del aire se quedan en el ambiente, ya que no hay una buena circulación, empeorando nuestra calidad de vida.
  • La contaminación acústica suele ser habitual en las viviendas construidas sin pensar en la estanqueidad ni en los ruidos. Y eso influye negativamente también en nuestra comodidad y bienestar.
  • El otro gran problema es la dificultad de calentar o de enfriar las estancias. Si la vivienda no ha sido construida de manera eficiente, lo más habitual será que dependamos del uso de estufas, sistemas de calefacción o del aire acondicionado. Eso supondrá una factura muy elevada cada mes, además de perjudicar seriamente al medio ambiente.

La propuesta del Hogar BREEAM solventa todos estos problemas y ofrece una opción de Consumo Casi Nulo que garantiza salubridad, confort y ahorro en el hogar.

 

Lo que sí puede hacer el Hogar BREEAM

 

En el caso de la propuesta ofrecida por BREEAM para adaptarse a las necesidades de la Edificación de Consumo Casi Nulo se apuesta por viviendas construidas de manera estanca y con una ventilación mecánica eficiente. Todo ello hace posible que no necesitemos gastar mucho dinero en suministros, contaminemos muy poco y además logremos mejorar el bienestar en nuestros hogares.

  • El ambiente es saludable y el aire respirado mejor. Esto es posible gracias a los sistemas de ventilación mecánicos de doble flujo. Mediante su uso, el aire viciado se extrae cuando es necesario y se introduce aire renovado y previamente filtrado.
  • Se evita la contaminación y se gana en confort y bienestar. Este aire renovado sirve para combatir enfermedades respiratorias en el hogar, pero también para dormir mejor y concentrarnos más.
  • El Hogar BREEAM no sufre problemas relacionados con la humedad ni tampoco con los malos olores. Los sistemas automáticos de caudal constante y ventilación actúan en el momento en que consideran que es necesario renovar el aire. Todo se hace de manera automática.
  • Al haberse construido el hogar de forma estanca, las paredes y techos protegen contra los ruidos del exterior o procedente de otras estancias. Igualmente, como no es necesario abrir las ventanas para ventilar conseguimos evitar el ruido de los exteriores.
  • El consumo en climatización es muy pequeño, ya que evitamos el uso de aparatos de calefacción en la mayoría de ocasiones.

Es por todo ello que el Hogar BREEAM pensado bajo el compromiso del sello con el mismo nombre es una manera de adaptarse a la Edificación de Consumo Casi Nulo. Con los beneficios que aporta seguir las directrices de la certificación.