ventilacion forzada

La ventilación no es solo una cuestión de normativa. Debido a las cada vez más restrictivas normas en materia de sostenibilidad y medio ambiente, los edificios de nueva construcción son cada vez más herméticos y están mejor aislados (térmica y acústicamente). Ello hace que sean altamente eficientes desde el punto de vista energético. Sin embargo, dicha hermeticidad entra en conflicto con la necesaria renovación del aire interior de los recintos. En el presente artículo te explicamos cómo una ventilación forzada es indispensable para diluir los contaminantes que contiene el ambiente de los espacios.

 

Ventilación híbrida y ventilación forzada

Existen tres tipos de ventilaciones: ventilación natural, ventilación híbrida y ventilación forzada. La primera consiste en ventilar los espacios haciendo el simple gesto de abrir una ventana. La segunda, también llamada estrato-mecánica, consiste en aprovechar las condiciones del efecto Venturi de manera que, cuando se produce tiro térmico, se ventilan los recintos. En el caso de que las condiciones exteriores no propicien este fenómeno, el sistema se encarga de la extracción por medios mecánicos. Es un sistema muy utilizado en las obras de rehabilitación, dado que mejora la ventilación de los espacios sin necesidad de hacer obras.

La tercera, la ventilación forzada (o ventilación mecánica), es la más eficiente. Dentro de la ventilación forzada existen los sistemas de simple flujo y de doble flujo. En los primeros, la insuflación se produce de manera natural, a través de entradas de aire autorregulables o higrorregulables, y la extracción se produce de manera mecánica, a través de bocas de extracción autorregulables o higrorregulables que dependen de un grupo (o equipo) de extracción mecánica. En los segundos, tanto la insuflación como la extracción se producen por medios mecánicos. Para edificios plurifamiliares se puede optar por dos opciones: que cada una de las viviendas tenga su propio equipo de extracción (sistema individualizado) o que todas ellas compartan el mismo (sistema centralizado).

 

Ventilación eficiente

Existen diferentes estrategias para conseguir una ventilación eficiente.

Los procesos mecánicos de ventilación eficiente más avanzados presentan algunas, o todas, de las siguientes características: renovación del aire mediante caudal variable, dispositivos higrorregulables que se adaptan a la ocupación, mecanismos de estrategia pasiva (bypass o refrescamiento nocturno, para no penalizar el sobrecalentamiento), y dispositivos recuperadores de calor.

SISTEMAS DE CAUDAL VARIABLE

Permiten adaptar el caudal de ventilación a las necesidades de cada momento.

SISTEMAS HIGRORREGULABLES

Adaptan el caudal en función de la ocupación de los espacios, tomando como referencia la tasa de humedad relativa.

SISTEMAS DE RECUPERACIÓN DE CALOR

Gracias a los intercambiadores de energía, en invierno se renueva el aire de manera continua. Durante el proceso, el aire de extracción cede energía al aire de impulsión (lo atempera), de manera que se aprovecha el calor del interior. En verano, un bypass consigue refrescar el ambiente aprovechando el momento en el que el aire del exterior es más fresco, es decir, durante la noche.

 

¿Qué pasa si no dispongo de suficiente espacio?

Existen en el mercado estrategias de ventilación forzada pensadas para obras de rehabilitación en los que no se dispone de suficiente espacio:

  • Sistemas de ventilación compactos en los que no es necesaria la instalación de falso techo en toda la vivienda, basta con disponer de un espacio pequeño accesible y registrable.
  • Sistemas descentralizados, en los que cada vivienda tiene su propio equipo de ventilación. Se trata de un elemento instalado en el muro de la envolvente que incorpora la insuflación, la extracción y un recuperador de calor.

 

CTA - Sistemas de ventilación