cte db hs3

Exigencias del C.T.E. DB HS 3 en la relación a la calidad del aire

Para garantizar la calidad del aire en el interior de las viviendas el C.T.E. DB HS3  exige una serie de requisitos que deben aplicarse en todas las tipologías de vivienda: vivienda en bloque, vivienda aislada, viviendas en hilera y viviendas pareadas. El Código Técnico exige que los sistemas de ventilación empleados sean sistemas de ventilación híbrida o mecánica. Mediante estos sistemas el aire debe circular desde los locales secos a los húmedos, por  lo que en cocinas, aseos y cuartos de baño se ubicaran las aberturas de extracción, mientras que los dormitorios, los comedores y las salas de estar dispondrán de aberturas de admisión. También queda regulado el caudal mínimo de aire que se debe reponer en cada una de estas estancias:

  • Dormitorios: 5  l/sg por ocupante
  • Salas de estar y comedores: 3 l/sg por ocupante
  • Aseos y cuartos de baño: 15  l/sg en cada local
  • Cocinas: 2 l/sg por m2 de superficie útil
  • Trasteros y zonas comunes: 0.7 l/sg por m2 de superficie útil
  • Aparcamientos y garajes: 120 l/sg por plaza de aparcamiento

 

La termodinámica

El aire esta compuesto por una serie de gases que son principalmente el oxígeno y el nitrógeno más una cierta cantidad de agua en forma de vapor que es lo que llamamos humedad. La termodinámica es una rama de la ciencia que estudia las propiedades del aire seco y los efectos que sobre él tienen (como por ejemplo en la presión y el volumen) la variación de estas propiedades.

 

La aerotermia

Otra propiedad importante del aire es la temperatura, que ha permitido desarrollar sistemas de climatización muy eficientes como la aerotermia. Ésta aprovecha la energía del aire exterior que es una fuente prácticamente inagotable, lo que la convierte en una energía renovable como los son la energía solar o la energía eólica.

La aerotermia emplea una bomba de calor con un sistema aire-agua que extrae el calor que existe en el aire exterior en forma de energía para cedérselo al agua. Este agua aporta al sistema de calefacción el calor que necesita para acondicionar el interior de la vivienda. También se puede emplear como agua caliente sanitaria. Esto sucede también en invierno cuando el aire exterior está a bajas temperaturas. Incluso en estas condiciones el aire contiene energía en forma de calor, que es absorbida por un refrigerante que circula por el interior del sistema. Los sistemas de aerotermia están diseñados para trabajar hasta con una temperatura de – 20ºC.

Las bombas de calor disponen de una unidad exterior y otra interior. Generalmente la unidad exterior ejerce de evaporador en invierno mientras que la unidad interior se encarga de ser el condensador que cede el calor al agua del circuito de calefacción. En verano cuando se trata de enfriar en vez de calentar, el proceso se lleva a cabo de manera inversa.

Los sistemas de aerotermia están diseñados para utilizarse en lugares pequeños. Aunque tienen una gran eficiencia y rendimiento, el poder calorífico no es muy alto por lo que no pueden climatizar áreas muy grandes. Por tanto pueden instalarse en viviendas unifamiliares y pequeños locales.

 

CTA - Normativa de ventilación