aireadores

Los aireadores son elementos esenciales para el correcto funcionamiento de los sistemas de ventilación mecánica controlada. En el presente artículo te explicamos sus características y oferta en el mercado actual.

 

Los aireadores en el Código Técnico de la Edificación

De acuerdo con el CTE DB HS3, Calidad del aire interior, un aireador es un “elemento que se dispone en las aberturas de admisión para dirigir adecuadamente el flujo de aire e impedir la entrada de agua y de insectos o pájaros. Puede ser regulable o de abertura fija y puede disponer de elementos adicionales para obtener una atenuación acústica adecuada”. El tipo y número de entradas dependerá de los caudales indicados en el propio documento básico y pueden ir instaladas tanto en la parte opaca de la envolvente como en las carpinterías, ya sea en la caja de persiana o sobre la parte acristalada.

Tal y como subraya el CTE, las viviendas han de disponer de un sistema de ventilación general (híbrida o mecánica) de manera que el aire circule desde los recintos secos (habitaciones, salas y comedores) hasta los húmedos (cocinas, baños y lavaderos). Así, en los recintos secos ha de haber aberturas de admisión dotadas de aireadores o formadas por aberturas fijas, y en los húmedos, aberturas de extracción. Se trata de garantizar la extracción del aire viciado y la insuflación de un aire fresco, limpio y libre de impurezas del exterior.

En el caso de que se opte por un sistema de ventilación híbrida, las aberturas de admisión han de estar conectadas de manera directa con el exterior. En todo caso, los aireadores se encontrarán a una distancia del suelo no inferior a 1,80 m. Las aberturas de extracción irán conectadas a conductos de extracción y a una distancia del techo que no supere los 20 cm. La distancia respecto a cualquier rincón ha de ser, como mínimo, de 10 cm.

 

Tipos de entrada de aire

Existen dos tipos de entradas de aire en el mercado: las entradas de aire autorregulables y las entradas de aire higrorregulables.

Entrada de aire autorregulable

Destinadas a introducir el aire nuevo en las estancias principales de las viviendas, permiten la renovación del aire estableciendo un caudal constante, ya que incorporan un regulador que permite mantener el caudal del aire nominal sea cual sea su depresión. Pueden ser de dos tipos: entradas de aire autorregulables estándares o autorregulables acústicas. Su nivel de aislamiento acústico permite respetar las exigencias en materia de protección frente al ruido.

Entrada de aire higrorregulable

Destinadas, de igual modo, a introducir aire nuevo en las estancias principales de la vivienda, permiten la renovación del aire estableciendo un caudal variable, en función de los niveles de higrometría detectados. Pueden ser higrorregulables e higrorregulables acústicas. Como las anteriores, disponen de un nivel de aislamiento acústico que responde a las exigencias del CTE.

Son muchas las ventajas de disponer de entradas de aire higrorregulables en nuestro sistema de ventilación mecánica controlada:

• Se ventilan los recintos de acuerdo a su necesidad de renovación de aire.
• Gracias a la regulación de los caudales de aire extraído y a la ventilación de los locales donde y cuando es necesario, el sistema permite disminuir el caudal global de ventilación. Ello se traduce en un ahorro energético y, en consecuencia, en un ahorro económico.

 

CTA - Rehabilitación eficiente